Holanda, molinos y arte
La ruta de los molinos y el arte en la ciudad de Haarlem

La ruta de los molinos, la Holanda más rural

Partiendo del pintoresco pueblo de Zaanse Schans, a pocos kilómetros de Amsterdam, podemos realizar un recorrido para descubrir la Holanda más rural con sus tradicionales molinos y fábricas artesanales. La ruta, que se puede realizar tanto caminando como en bici, recorre poco más de ocho kilómetros a orillas del río Zaan, visitando lugares únicos y característicos de Holanda.

La encantadora localidad de Zaanse Schans es el mejor punto de partida. Aquí se pueden visitar una gran variedad de molinos que se alternan con antiguas casas de madera, jardines llenos de flores y granjas artesanales especializadas en la producción de zuecos de madera y deliciosos quesos locales.

De Kat (El Gato), construido en 1664, es el primero de los molinos que se puede visitar a lo largo del camino. Aún en la actualidad goza de excelente salud y cada día produce pinturas y pigmentos de alta calidad que abastecen a artistas y restauradores de todo el mundo.

Continuando por el pequeño sendero a lo largo del río Zaan, se encuentra el molino De Huisman, en el que es posible sumergirse en el pasado cuando, gracias a la Compañía Neerlandensa de las Indias Orientales, llegaron al país multitud de productos exóticos. Los aromas de especias tropicales inundan el interior del molino, que aún está activo gracias al viento reinante en la zona. Para terminar la visita, una degustación de productos para coger fuerzas y seguir con la ruta.

Dulces artesanales

En los alrededores de Zaanse Schans no sólo se pueden visitar molinos sino también talleres artesanales en los que se elaboran productos con estaño o antiguos hornos, donde se pueden comprar pasteles típicos holandeses o los salmiakki, tradicionales dulces elaborados con canela y regaliz salado. Esta ruta circular conduce hasta la presa Enge Wormer, el Kalverpolder y las turberas de Haaldersbroek.

Al otro lado del canal se encuentran los viejos pólderes de Wormer y Jisperveld. Durante todo el recorrido, también es posible pasear entre las antiguas casas de madera y visitar los pequeños jardines abiertos al público. Y para matar el apetito abierto por la caminata, qué mejor que degustar los deliciosos pannekoeken, especie de crepes tradicionales en Holanda y que se puede tomar tanto en su versión dulce, con mantequilla y sirope de arce, como salada, con beicon y queso holandés.

Este paseo entre los molinos y fábricas artesanales a lo largo del río Zaan es, sin duda, una ocasión única para volver al pasado y revivir el ambiente de los siglos XVIII y XIX en Holanda. Cultura, tradición y naturaleza se unen en una de las rutas más bellas del país.

Más información www.holland.com/es/turista/destinos.htm

Haarlem, arte en otoño

Para todos los amantes del arte, este otoño se hace imprescindible una visita a la ciudad de Haarlem, donde se van a inaugurar dos importantes exposiciones: una dedicada a Leonardo da Vinci y otra al pintor holandés Frans Hals y su influencia sobre pintores del siglo XIX como Manet, Sargent y Van Gogh.

Desde el 5 de octubre, el Museo Teylers exhibirá una muestra única sobre Leonardo Vinci en el quinto centenario de su muerte. La exposición reunirá una cuidada selección de dibujos realizados por el genio italiano, procedentes de colecciones de importantes museos como la Galería de los Uffizi en Florencia, el museo del Louvre en París o la Colección Real del Castillo de Windsor.

La muestra quiere ahondar en el tratamiento de las emociones y expresiones humanas en los dibujos de Leonardo Da Vinci. Y es que fue el primer artista del Renacimiento que utilizó a gente real como modelos para realizar sus dibujos de apóstoles, ángeles y madonnas. Por ello, todas las obras expuestas muestran emociones reales de personajes reales.

Entre las excepcionales piezas que exhibirá el Museo Teylers, se encuentran tres estudios preparatorios que Da Vinci realizó para su obra maestra 'La última cena', incluido un retrato de Judas. También se podrá admirar el 'Estudio para la Virgen de las Rocas', también conocido como el equivalente a la Mona Lisa entre los dibujos de Leonardo da Vinci.

Frente a las obras de Da Vinci, el museo también mostrará trabajos de algunos de sus discípulos y contemporáneos, como Miguel Ángel Buonarroti, procedentes de su propia colección.

Ciudad de Haarlem
Ciudad de Haarlem
Haarlem con el museo Teylers en el centro de la imagen
Haarlem con el museo Teylers en el centro de la imagen

Frans Hals y los pintores modernos

En paralelo a la exposición del Teylers, el recién reformado Museo Frans Hals exhibirá, a partir del 13 de octubre, una muestra dedicada a este artista del Siglo de Oro holandés, situando su obra frente a otras de pintores del siglo XIX que se vieron profundamente influenciados por él. Artistas como Eduard Manet, Max Liebermann, John Singer Sargent o Vincent Van Gogh admitieron su admiración por la obra de Hals, que calificaban de 'impresionista' por su pincelada suelta. La muestra incluirá un total de 50 obras de estos y otros artistas del siglo XIX, enfrentándolas a las pinturas de Frans Hals.

Esta exhibición se celebra en el 150 aniversario del redescubrimiento de Frans Hals como uno de los artistas más importantes del Siglo de Oro holandés, después de que su obra fuera infravalorada por sus contemporáneos.

Estas dos grandes exposiciones que tendrán lugar en Haarlem contarán con una entrada conjunta que ya se puede adquirir online en cualquiera de los dos museos.

Más información: https://www.teylersmuseum.nl/en/

Imágenes: Turismo de Holanda