Vacaciones en Escocia
Castillos, jardines y faros en costas escarpadas

Un verano seductor

Si este verano decides viajar a Escocia, estas son algunas propuestas que te sugerimos.

Visitar los castillos de Crathes y de Fraser, ambos en Aberdeeshire. El primero posee unos jardines cubiertos de flores y arbustos de todo tipo y el segundo es una de las mayores torres medievales de Escocia, y su historia se remonta a la década de 1450.

Descubrir las islas de Iona, un mar de tranquilidad rodeado de arenas blancas y turbulentas aguas de color turquesa o la isla de Arran, donde una ruta panorámica circular de 8,5 km ofrece maravillosas vistas de los escarpados picos de Goatfell, pasando junto al «estanque azul», perfecto para un chapuzón rápido en un día soleado.

Castillo de Crathes
Castillo de Crathes
Castillo de Fraser
Castillo de Fraser

Otros castillos para explorar son el de Inveraray, hogar de los duques de Argyll y la sede del clan Campbell. Se trata de un castillo con torreones, como salido de un cuento, que cuenta también con un grandioso jardín de casi 6,5 hectáreas con setos, áreas florales y zonas arboladas. El castillo de Dunninald en Montrose con cultivos de rosas, narcisos, campanillas de cantil, campanillas de invierno y la posibilidad de observar ardillas si paseas por el bosque. El castillo de Gordon en Fochabers es uno de los mayores y más antiguos jardines amurallados de Gran Bretaña que una vez remodelado muestra gran variedad de hortalizas y de hierbas aromáticas que después se utilizan en el café y en los productos de la tienda. También ofrece muestras florales, un laberinto y una zona de juegos natural para los niños. Y hablando de jardines podemos añadir los de Johnston en Aberdeen con sus tonos anaranjados cuando llega el otoño, los Jardines Escondidos en Glasgow situados en la antigua terminal de tranvía y el Jardín botánico de Dawyck cerca de la localidad de Drumelzier en los Borders escoceses.

Alojarse en un faro

Además, para vivir una experiencia única podemos alojarnos en alguno de los faros que se han rehabilitado. Estos edificios altos y blancos que destacan sobre el paisaje y sirven de guía para que los marineros que se acercan a la costa permanezcan a salvo, son a veces museos, observatorios de aves e incluso lugares para alojarse.

El faro de Barns Ness en Dunbar, en la costa East Lothian, fue ametrallado durante la guerra, pero no sufrió daños gracias a la sólida piedra con que fue construido en 1901. El faro de Southerness cerca de Dumfries fue construido en 1749. Es una zona muy bonita en la que hay que visitar Galloway, ya que las vistas del estuario de Solway se extienden en muchos kilómetros (es posible alojarse). El faro de Low en la isla de May solamente fue utilizado como faro durante unos 40 años, antes de que el buque faro North Carr y el otro faro de la isla lo hicieran obsoleto. La estructura del faro de Low alberga ahora el observatorio de aves de la isla que además está declarada Reserva Natural. El faro de Kinnaird Head en Fraserburgh comenzó su vida como un castillo, al que se incorporó más tarde un faro sin alterar la estructura original. Ahora es el Museo de los faros escoceses, con lo que, mientras visitas una de estas construcciones, es posible a la vez descubrir información sobre todas los demás. El faro del puerto de North Queensferry en el estuario del Forth ofrece vistas al mar pero también a algunos de los puentes más famosos de Escocia y que unen las orillas del estuario del Forth. Este faro construido en 1817, es uno de los más pequeños del mundo aún en activo. Es posible visitar el interior durante los meses de verano, y simplemente la panorámica de los puentes ya hace que el viaje valga la pena. El faro de North Ronaldsay en las islas Orcadas se dice que es el más antiguo que se conserva intacto, el faro más alto erigido en tierra firme y el que cuenta además con la última sirena de niebla actualmente en activo en Escocia. Sube las escaleras hasta la parte más alta (a más de 42 metros de altura), visita el molino de hilaturas de lana y toma un tentempié en el café. El faro de Butt of Lewis en las Hebridas exteriores está ligado a las novelas policíacas escritas por Peter May. El faro de Sumburgh Head en Shetland no solo es posible alojarse sino también visitar la herrería, la sala de máquinas y las casetas del radar. Su ubicación en lo alto de los acantilados te permite disfrutar de unas increíbles vistas panorámicas.

Turismo de Escocia www.visitscotland.com/es-es/

Para estancias en un faro www.visitscotland.com/info/accommodation/search-results