Aromas del cognac
Elixir para el espíritu, patrimonio para la vista y diversión para todos los públicos

Elixir de dioses, patrimonio monumental, cómic y diversión, en un recorrido donde todo el mundo tendrá su divertimento

Poitou-Charentes, en el suroeste de Francia, comparte la producción del cognac con un magnífico patrimonio monumental. A la vez que visitamos una parte de la región de esta región y nos quedamos maravillados con el románico y gótico que lucen sus templos, podemos aprovechar para descubrir las bodegas donde destilan el cognac y adquirir alguna de las botellas que guardan este precioso elixir con más de 30 años de envejecimiento.

Además, durante la ruta, encontraremos numerosos parques de animales en semi libertad y el gran complejo de Futuroscope dedicado a la imagen que nos garantizan la diversión para todos los públicos y edades.

Casco antiguo de Poitiers con las casas de colombage
Casco antiguo de Poitiers con las casas de colombage

Imprescindibles

* Casco antiguo de Poitiers

* Angoulême, con las fachadas pintadas con comics

* Destlerías de cognac

* Saintes y su arte románico y gótico

* Futuroscope, la ciudad de la imágen

* Rapaces, monos y cocodrilos, espacios de libertad

Audi A3 Sportback 1.4 TFSI 150 CV COD S Tronic UItra, para la ruta del Cognac

Rápidamente te das cuenta de que puedes conducir de manera pausada, pero saca el 'nervio' deportivo en cuanto se lo pides. El color rojo luminoso de la carrocería, la imagen de potencia en todos los sentidos, empezando por su aspecto exterior y completado con unos toques muy acertados en el interior. Es, sin duda, uno de los compactos más conseguidos del mercado, y lo puedes pasar muy bien recorriendo los Aromas del Cognac, en Francia (ver la prueba)

Poitiers, levantada encima de una colina y circundada por los ríos Cain y Boivre, fue y es un hito importante en el Camino de Santiago. Sus tres iglesias románicas dan fe de ello; las portadas profusamente esculpidas cuentan el Antiguo y Nuevo Testamento con todos los pasajes bíblicos. Son como un libro abierto para todo aquél que sin saber leer, quiera conocer los entresijos de la religión cristiana. Si impresionante es el exterior, el interior guarda en algunos casos frescos que siguen embelleciendo el templo. Tal es el caso de Notre Dame la Grande situada en pleno casco antiguo, rodeada de casas que lucen sus fachadas de colombage. La catedral de San Pedro fue el primer edificio gótico de Poitiers y aún conserva una vidriera de aquella época. Cerca de ella, el baptisterio de San Juan es uno de los monumentos cristianos más antiguos dedicados al bautismo. Algo más apartada está la iglesia de San Hilario dedicada al primer obispo de Poitiers; aunque la fachada carece de interés escultórico la amplitud del interior hace patente el paso de los peregrinos alrededor del altar, ya que está situada en pleno Camino de Santiago.

Pero Poitiers es sobretodo una ciudad universitaria; los más de 30.000 estudiantes representan casi un 30% de la población de la ciudad y le proporcionan una alegría fuera de toda duda. Las calles que se extienden entre la plaza Charles de Gaulle y la del Ayuntamiento están bordeadas de galerías comerciales, tiendas de delicatessen, librerías, bares y restaurantes. Y para respirar tranquilidad, hacer un poco de ejercicio o vivir el mercadillo de Navidad, el Parque Bossac es un magnífico pulmón verde.

Ocio para todos los públicos

Futuroscope, el gran complejo dedicado a la imagen se encuentra a 8 km de Poitiers. Inaugurado en 1987 cada año se renueva con nuevas atracciones, algunas de las cuales han sido merecedoras de numerosos premios internacionales. Lo más reciente de la presente temporada es "El viaje extraordinario" inspirado en la obra de Julio Verne. En un amplio espacio de modernos edificios, lagos y zonas verdes, podemos vivir aventuras fascinantes, viajes apasionantes y espectáculos diurnos y nocturnos. A su gran oferta de divertimento se une la vertiente instructiva, lo que convierte a Futuroscope en un gran propuesta para todas las edades que prosigue al caer la noche con el espectáculo La Forge aux Etoiles creado por el Cirque du Soleil, un momento mágico de luz, color y poesía visual. www.futuroscope.com 

Para amantes de los animales

Les Géants du Ciel. A 18 km al este de Poitiers, Chauvigny es una ciudad medieval sobre un espolón rocoso con un espectáculo de vuelo de grandes rapaces. Estas demostraciones de vuelo se realizan en el corazón del recinto histórico lo que añade un gran atractivo a las águilas, halcones y otras especies que realizan vuelos rasantes sobre las cabezas del público. www.geantsduciel.com

La Planète des Crocodiles. En Civaux, a 25 km al sureste de Poitiers, los amantes de los reptiles tienen la posibilidad de visitar este espacio, con más de 200 saurios entre un habitat lo más parecido a un universo tropical. En la nurseria tendremos ocasión de ver los pequeños reptiles que más tarde se convertirán en grandes animales de más de un metro de envergadura. Menos peligrosas resultan las tortugas que pueden alcanzar una gran envergadura y longevidad. www.planete-crocodiles.com

www.la-vallee-des-singes.fr

La Vallée des Singes. En Romagne, entre Poitiers y Angoulême, a unos 40 km al sur de la primera, se encuentra este amplio espacio para disfrutar con la presencia de toda clase de simios, algunos de ellos en completa libertad. Son 16 hectáreas con senderos, riachuelos, cascadas y bosque para que chimpancés, gorilas, lémures y capuchinos entre otros, se encuentren como en casa. En este Centro hay una gran sensibilidad para la protección de todas las especies de primates. Desde que se puso en funcionamiento en el año 1998, se han producido más de 500 nacimientos, algunos de los cuales intentan reintroducirse en su hábitat natural.

La capital del cómic

Angoulême está asentada en una colina y rodeada por La Charente. Los romanos eligieron esta privilegiada ubicación para levantar una primera ciudad en el siglo I aC. Entonces se llamaba Iculisma y a finales del siglo III ya la protegía una muralla de más de dos kilómetros de longitud. De todas maneras no fue hasta la Edad Media que empezó un fuerte desarrollo con una muralla mucho más amplia, el castillo de los Condes de Angoulême en el centro de la urbe -actualmente reconvertido en Ayuntamiento- y la catedral de San Pedro con una fachada repleta de esculturas. Es en esta época -siglo XIII al XV- que se desarrolla un gran comercio fluvial.

Actualmente Angoulême "villa de arte y tradición", a todo este patrimonio le ha añadido el convertirse en la capital francesa del cómic. El nuevo Museo del Cómic inaugurado en el 2009 a orillas de La Charente, ocupa una antigua fábrica. En él se guardan más de 8.000 originales de todos los países. Un paseo hasta allí a través del parque que rodea las murallas cruzando luego la pasarela peatonal sobre el río, nos permitirá, no sólo disfrutar con las imágenes del cómic, sino también del cinturón verde que rodea la ciudad. Además, gracias a la asociación de muralistas Ciudad de la Creación, se pueden ver más de una veintena de edificios repartidos por el casco antiguo ilustrados con dibujos de cómic. A finales de enero tiene lugar el Festival Internacional de la Bande Dessinée con participación de creadores del comic y las historietas venidos de medio mundo. www.bdangouleme.com

La cuna de Francisco I

Un aroma intenso invade la ciudad de Cognac; probablemente es "la parte de los ángeles" que se evapora de las botas que guardan el preciado cognac. Cuentan que se evapora entre un tres y un cinco por ciento del producto lo que representa cada año 21 millones de botellas en toda la región. Con esta cantidad ya pueden estar bien alimentados los seres celestiales.Pero no siempre fue el cognac el motor económico de la región. Por el puerto fluvial de Cognac se exportaban piedras, armas y aguardiente por La Charente y las gabarras volvían cargadas de sal. 

 Aquí nació en 1494 Francisco I, el que sería rey de Francia y el castillo real está convertido por azares de la historia, en la Maison Otard, un lugar donde se pueden seguir los pasos de la realeza y también la evolución del coñac. Salas nobles, lugar de recepciones y una vieja bodega donde aún se produce un excelente producto, todo esto a través de una visita guiada que termina con una degustación. Además, Cognac cuenta con el Museo de las Artes del Cognac, un moderno edificio donde de una forma amena se puede seguir todo el proceso de producción, desde la vendimia hasta la destilación en el alambique, pasando por la forma de construir los toneles -muy importantes en el proceso de envejecimiento- con una formidable colección de etiquetas, carteles y botellas que en ocasiones son verdaderas obras de arte.

Todas las grandes marcas (Martell, Hennessy, Rémy Martin...) ofrecen en Cognac la posibilidad de visitar sus bodegas y como no, degustar y adquirir sus productos. Además, La Charente ha dejado de ser una vía comercial para convertirse en un río navegable con alquiler de embarcaciones y paseos en gabarra. 

Un elixir de dioses

La AOC Cognac abarca seis regiones que se reparten alrededor de la ciudad de Cognac -Grande Champagne, Petite Champagne, Borderies, Fins Bois, Bons Bois y Bois Ordinaires- cada cual con unas características de suelo que terminan por definir el producto. Hay unas 80.000 ha de viña plantada de variedades auctóctonas como Ugni blanc, Folle Blanche, Colombard...y unos 600 productores, de entre los que, las diez marcas más conocidas acumulan el 80% de la producción.

La elaboración del coñac parte de una doble destilación -primero del vino y luego del aguardiente- siempre en alambique de cobre propio de la zona de Charente. Después de la selección de tan sólo una parte del producto destilado, este se envejece en botas de roble, una madera añeja que le confiere el color y el bouquet característico. Finalmente el coñac es el resultado de los maridajes entre aguardientes de edades distintas y cosechas diferentes donde el enólogo juega un papel importante. Se comercializan el V.S, el V.S.O.P. y el X.O., siglas que determinan los años de envejecimiento que en el X.O. llegan a superar los 30 años. ¡Un verdadero placer para el paladar!

Catedral de San Pedro en Saintes
Catedral de San Pedro en Saintes

Recorrido por la historia

La vista de Saintes desde el antiguo edificio del gobernador nos permite observar como despuntan los campanarios románicos y góticos por encima de las tejas de la ciudad. Pero antes que la ciudad medieval se levantara alrededor de La Charente, los romanos ya se habían establecido aquí y edificaron un gran anfiteatro con capacidad para 15.000 personas. Fue entre los años 50 aC y el siglo V dC; la Vía Agripa pasaba por aquí atravesando el río por un puente actualmente desaparecido, pero del que se conserva el gran arco de entrada conocido como Arco de Germanicus. A partir de esta época la ciudad fue creciendo poco a poco. La cripta de la iglesia de San Eutrope nos permite conocer como debajo de la iglesia románico-gótica existía un gran templo de época anterior. Después vino la gran abadía de las Damas, un convento de monjas benedictinas que en el siglo XVII fue transformado en caserna militar y la catedral de San Pedro, cuyas sucesivas reconstrucciones nos permiten ver diversos estilos que van de los siglos XII al XVII.

Saintes es la capital de la Saintonge, región de abadías históricas, castillos y residencias palaciegas. A 15 km se encuentra La Roche Courbon, un fabuloso palacio salvado milagrosamente del olvido. Pasear por sus fantásticos jardines franceses acompañados de la música nos remonta al siglo XVII, cuando el marqués Jean Louis de Courbon y un nutrido séquito de cortesanos deambulaban entre prados, estatuas y fuentes de agua. El majestuoso palacio fue un castillo en el siglo XV que se levantó en el borde de un espolón rocoso; actualmente, de aquella fortaleza sólo conserva una parte de la muralla.

Roche Courbon rodeado de jardines
Roche Courbon rodeado de jardines

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar. Poitiers al inicio de la ruta, se encuentra a 330 km al suroeste de Paris y 220 km al norte de Burdeos. Bien comunicada por autopista y autovía con la frontera española, hay que contar de cinco a seis horas para llegar hasta allí, según cual sea el punto de partida. De Poitiers a Angoulême hay unos 100 km por la N-10 convertida en autovía; de esta ciudad a Cognac, 44 km por la N-141 (autovía) y luego nos quedan 28 km más a Saintes, también por la misma carretera.

Más información

La Charente. www.lacharente.com

Poitiers. www.ot-poitiers.fr

Angoulême. www.angouleme-tourisme.com

Cognac. www.tourisme-cognac.com