AUDI A8 2018
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Con conducción semiautónoma

A8, tecnología abrumadora

En julio del año pasado lo pudimos ver en la presentación estática, y ya impresionaba, ahora hemos podido ponernos a los mandos del A8 2018 y percibir las sensaciones de conducir un coche con alta tecnología de última generación, de comprobar la gran comodidad de todas las plazas, sobre todo las traseras y más en la versión L, que son un verdadero salón de trabajo o de entretenimiento según se necesite, de conducirlo por carretera y autopista y notar la magnífica suspensión activa, con la que parece que flotemos sobre el asfalto. El diseño mantiene una ínea clásica pero moderna y deportiva a la vez.

POR TONI VELÁZQUEZ - IMÁGENES AUDI - FEBRERO 2018

El A8 es uno de esos automóviles que impresiona al verlo: elegante, potente, una gran berlina de 5,17 metros (con versión L de 13 cm más de distancia entre ejes) que de todas maneras denota deportividad.

Una generación tras otra Audi muestra con el A8 los avances tecnológicos de la marca. Ahora que estamos viendo la progresiva automatización en la conducción, esta gran berlina se sitúa en primera línea en ese aspecto. En el habitáculo encontramos un lujo inequívoco y cualquier trayecto se hace muy cómodo.

Diseño exterior

Si lo comparamos con la generación anterior, no vemos demasiados cambios de diseño, básicamente la aplicación de la parrilla Singleframe de la marca, más ancha y baja. Los faros son nuevos, y hay que destacar la iluminación láser de los faros Matrix del acabado superior; y por lo que se refiere a la parte posterior, los pilotos traseros son OLED, de diseño espectacular y que proporcionan una iluminación de mayor calidad.
Los dos A8 (el L a la derecha) con el pueblo de Zahara en el fondo, en la Sierra de Grazalema
Los dos A8 (el L a la derecha) con el pueblo de Zahara en el fondo, en la Sierra de Grazalema

Interior de lujo

El espacio interior es cada vez más lujoso e incluso más amplio que la versión anterior. En los asientos posteriores los pasajeros se pueden sentir en otro mundo. El acabado superior permite cuatro ajustes diferentes y un apoyo para los pies ¡con masaje! con calefactor. Los pasajeros de estas plazas posteriores pueden controlar directamente algunas funciones como la iluminación ambiente, la luz de lectura HD Matrix o la otra función de masaje, la de los asientos. El mando remoto de las plazas traseras está alojado en el reposabrazos central trasero, tiene una pantalla OLED y es del tamaño de un smartphone.

Oficina móvil con masajes en los pies
Oficina móvil con masajes en los pies

Sin botones giratorios y conversación inteligente

El A8 de 2018 da un salto digital también en el manejo de los controles por parte del conductor, ya que elimina los botones giratorios típicos de la marca e interruptores del modelo anterior porque ahora todo es digital. Además de la instrumentación (la que está tras el volante) virtual de 12,3 pulgadas, en el centro hay una gran pantalla de 10,1 pulgadas (son 25,7 cm) que pasa desapercibida cuando está apagada pero que se activa con solo pasar un dedo, y una pantalla inferior secundaria para acceder a las funciones de confort o para introducir un texto.

También cuenta con lo que podemos llamar 'conversación inteligente' gracias a un sistema de control por voz muy avanzado, lo que comporta menos distracciones y mayor seguridad.

Y si hablamos de salón rodante, no podía faltar un equipo de música espectacular Bang & Olufsen Advanced Sound System con sonido 3D.

Doble pantalla y todo digital
Doble pantalla y todo digital

Conducción pilotada, tecnología avanzada

El progreso de la conducción autónoma va a toda velocidad. Con las reglamentaciones todavía en construcción en Europa, lo que está claro es que 'dejar conducir al coche' empieza a ser normal, porque ya no es extraño en atascos y en autovías o autopistas en determinadas condiciones.

Pero el A8 va más allá, porque cuenta con una tecnología muy avanzada que controla a la perfección el entorno y actúa en consecuencia, y aunque la legislación todavía no permite el nivel 3 de conducción autónoma, el coche está preparado para conseguirlo, pero de momento seguimos con el nivel 2.

De todas maneras, es impresionante el equipamiento que dispone en este sentido:

- doce sensores ultrasónicos en las zonas frontal, trasera y laterales

- cuatro cámaras de 360 grados en la parte frontal, trasera y los retrovisores exteriores

- una cámara en el borde superior del parabrisas

- cuatro radares de alcance medio en las esquinas del vehículo

- un radar de largo alcance en la parte frontal

- un escáner láser en la parte frontal

- una cámara infrarroja en la parte frontal (asistente para visión nocturna)

Aparcamiento remoto

Audi introducirá gradualmente en el A8 funciones como el aparcamiento pilotado en plazas de aparcamiento y en garajes.

Aparcar con un coche de estas dimensiones no es fácil generalmente, pero gracias al sistema Audi AI (pensado tecnológicamente para disminuir la tensión al volante) el conductor no necesita estar en el interior del vehículo para realizar las maniobras necesarias. El coche calcula y aparca, aunque siempre supervisado por el conductor, que lo activa desde su smartphone. Y no tiene que entrar de nuevo en el coche cuando se ha acabado la maniobra porque engrana automáticamente la posición P del cambio tiptronic, para el motor y apaga el contacto.

Aunque el vídeo no es del A8, es de otro Audi, te puedes hacer una idea concreta del funcionamiento.


Suspensión casi sin límites y dirección dinámica

Toda la gama es tracción total quattro, pero si algo destaca es la suspensión, que Audi dice "alcanza los límites mismos de lo físicamente posible". Parece un poco pretencioso, pero es que tiene dirección dinámica a las cuatro ruedas y cuando es necesario las ruedas traseras se mueven en la misma dirección que las delanteras, o al revés.

Se trata de un sistema de suspensión activa que puede regular el conductor, que eleva el coche o lo baja dependiendo del estado de la vía. Total, que los pasajeros apenas notan los baches y la percepción de comodidad es muy alta.

Y la plataforma y la estructura tienen mucho que ver en la comodidad y en la segurida.

Motorizaciones en el lanzamiento

El A8 de 2018 se lanza de momento con dos motores, ambos V6 turbo que han sido rediseñados, los dos de 3 litros, uno diésel de 286 CV (210 kW) y el gasolina de 340 CV (250 kW). Después llegarán las versiones de 8 cilindros, con hasta 460 CV de potencia y más tarde veremos un W12 6.0. Todavía no hay fecha para el A8 L e-tron híbrido enchufable.

Para los que estén interesados, lo podrán comprar a partir de 97.500 € y de 100.360 € la versión larga.