Volkswagen Driving Experience 2018
                                                                                     La importancia de los cursos de conducción

Probamos la tecnología VW en diferentes opciones, desde los eléctricos e-Golf y e-Up al Touareg 2018, pasando por los potentes Golf GTI y R

A pesar de que algunos llevamos ya unos cuantos cursos de conducción a las espaldas, nunca dejas de aprender cosas nuevas, de pulir algunos detalles en la conducción, de conseguir mejores tiempos en circuito, salvar zonas off-road complicadas con los nuevos SUV y, ahora también, de probar las posibilidades y respuesta de los nuevos coches eléctricos. Siempre con la compañía y explicaciones de verdaderos especialistas, que sorprenden mucho a los que asisten por primera vez.

Si, además, la 'clase' teórica, la primera del día, la dan el ex copiloto Luis Moya y el piloto Jordi Gené, los dos relacionados directamente con el Grupo Volkswagen, todo resulta más fácil. Pero ambos son implacables a la hora de recordar los datos de accidentes y la necesidad de evitar cualquier distracción, sobre todo con el móvil.

POR TONI VELÁZQUEZ, IMÁGENES VOLKSWAGEN - DICIEMBRE 2018

En 2018 la Escuela de Conducción de Volkswagen ha cumplido 15 años, en los que han participado 22.000 conductores, incluidos los recién llegados con menos de dos años de carné.

Sigamos el recorrido de la experiencia de conducción:

Golf GTI y Golf R

Empezamos con la potencia máxima, porque entramos en la pista del Circuit de Barcelona-Catalunya con un Golf R, el más potente de la familia, con 310 CV que acelera de 0 a 100 km/h en solo 4,6 segundos. Y así lo comprobamos en las vueltas que damos al recorrido, que hacemos junto a un instructor. Las sensaciones son espectaculares y el comportamiento del coche impecable.

Probamos el ACC (Control de Crucero Adaptativo) con el T-Roc

Hace ya unos cuantos años probamos por primera vez el 'Adaptative Cruise Control', que sorprendía porque era uno de los primeros pasos hacia la conducción autónoma, de la que tanto hablamos ahora.

Se trata de un elemento de seguridad que no solo mantiene la velocidad constante (ver vídeo, aunque es del VW Arteon, pero ayuda a cómo se comporta) a la que lo programamos sino que mantiene también una distancia concreta con el vehículo que nos precede, por lo que el coche frena si es necesario, incluso hasta llegar a parar el automóvil. Es muy práctico sobre todo cuando vamos por autovía o autopista, aunque también se puede utilizar por carretera e incluso por ciudad, ya que si es necesario, frena el vehículo del todo

El Grupo Volkswagen tiene uno de los mejores ACC del mercado y lo probamos a fondo en la jornada con un T-Roc (ver novedad de la presentación de este año).

El ACC ha ido evolucionando, ahora también podemos regular la distancia a la que queremos ir respecto al coche de delante. También ha ido mejorando el sistema de radar que utiliza.

El Grupo Volkswagen tiene uno de los mejores ACC del mercado y lo probamos a fondo en la jornada con un T-Roc (ver novedad de la presentación de este año).
Si quieres ver el funcionamiento en vídeo, aunque es del Arteon y no del T-Roc, es lo mismo.

Vamos con los eléctricos

Ya sabemos que estamos ante una progresión imparable de los coches eléctricos. En el caso de VW hay dos modelos, el e-Up y el e-Golf. Ya sabemos que los vehículos eléctricos tienen la particularidad de que alcanzan el par máximo de manera inmediata, y lo notamos con una prueba en un minicircuito con curvas cerradas preparado para la ocasión con el e-Up: divertido, silencioso y seguro.

Con el e-Golf aprendemos que tiene "marchas"; bien, no es que cambiemos de una marcha a otra porque los eléctricos solo tienen una, pero sí que podemos percibir las diferencias de conducción que permite la tecnología, como por ejemplo hacerlo con el modo B, que sirve para recuperar la carga de las baterías, que en el caso del e-Golf se puede elegir entre tres diferentes (B1, B2 y B3), cada una con diferente capacidad de recuperación. Aunque no están recomendadas para circular por autovía o autopista (la sensación y realidad para el conductor es que el coche se va parando poco a poco), si vamos por carretera o ciudad en algunos tramos, sobre todo cuando tenemos bajadas, podemos utilizar la que corresponda según las circunstancias para conseguir la máxima recarga posible de las baterías.

Ahora bien, eso supone para el conductor estar atento si quiere aumentar la autonomía de su coche eléctrico o como mínimo mantener la carga, lo que se denomina "Conducción previsora", de la que seguro oiremos hablar en los próximos meses.

Es un sistema que utiliza los datos de ruta proactivos del navegador y gracias a la pantalla multifuncional, el conductor recibe indicaciones que le facilitan el ahorro, como cuándo levantar el pie del acelerador.

Sistemas de seguridad avanzados para pasajeros

Lo mejor es que no tengamos necesidad de que la tecnología nos ayude en caso de un posible accidente, pero como que las circunstancias meteorológicas, las del estado de la vía, o un imprevisto que se pueda presentar en cualquier momento, es preferible contar con los elementos de seguridad que nos pueda salvar de heridas graves o algo peor.

Con un especialista al volante, y en un VW Arteon, uno de los coches de mayor nivel tecnológico de seguridad y conducción semiautónoma (ver prueba https://www.motor-y-turismo.es/volkswagen-arteon/) comprobamos desde dentro del coche la eficacia del sistema de protección de ocupantes proactivo "Pre crash" con programa electrónico de estabilidad con asistente de contragiro, ABS, ASR, EDS y MSR, incluso con estabilización para remolques.

El caso es que cuando el conductor o los asistentes de frenada automáticos realizan un frenazo de emergencia, el propio vehículo lleva a cabo una serie de acciones como la pretensión de los cinturones de seguridad. Y si la situación es muy crítica (lo vivimos en la prueba) por un fuerte sobreviraje o subviraje se cierran las ventanas e incluso el techo solar corredizo también se cierra. Pero no se cierran del todo porque tal como nos explicó el especialista, como que es previsible que salten los airbags y podemos quedarnos aturdidos, el gas que sueltan puede ser peligroso y así entra aire de fuera.

Conducción off-road

Salir del asfalto con nuestro coche y circular por zonas complicadas requiere de una conducción muy atenta y no para todos los usuarios. Pero si contamos con todos los elementos electrónicos de ayuda off-road y dejamos 'en sus manos' casi todo menos el volante, que 'todavía' controla el conductor, podremos superar obstáculos que a priori parecen insalvables.

La prueba del Volkswagen Driving Experience la hicimos con un Touareg de 2018 (ver novedad) con el paquete Off-road. Es recomendable para cualquier aficionado pasar esa prueba como conductor (mejor) o como pasajero, porque nunca pensaríamos las dificultades que llega a superar.