AUDI A1 SPORTBACK 2019
                                                                         Recupera la esencia del mítico Quattro

Mayor habitabilidad, más interurbano y con una amplia gama, pero solo motores gasolina

El pequeño de los Audi llega a su segunda generación nueve años después de su presentación y, como suele ocurrir desde hace un tiempo en casi todas las actualizaciones, con una mayor longitud y batalla para permitir una mejor habitabilidad. Aunque sigue siendo por definición un coche urbano, le gusta la carretera. Y cómo no, los sistemas de conectividad y seguridad mejoran. Solo veremos motores gasolina TFSI y carrocería de 5 puertas, pero con una completa oferta y muchas opciones de personalización.

POR TONI VELÁZQUEZ - FOTOS TONI VELÁZQUEZ Y AUDI ESPAÑA - VÍDEO AUDI

Al hablar del aspecto del coche, junto con esos rasgos deportivos del legendario coche de rallies de los años 80 Audi Sport Quattro, con la parrilla ancha y muy baja, destaca una mayor longitud respecto a la anterior generación en 56 mm, hasta 4,03 metros, y una batalla de 2,56 metros para conseguir una habitabilidad de coche de una categoría superior a la de un urbano típico. En cambio, la altura es un poco inferior, de 1,43 a 1,41 metros, que con el techo visualmente más plano dan una sensación de coche más bajo y por tanto más deportivo; la anchura se mantiene en 1,74. Las luces LED diurnas opcionales dan un aspecto de alas dinámicas y las traseras están divididas en dos.

Las posibilidades de personalización de la carrocería pasan por 10 colores diferentes, combinados con dos colores de techo. Las líneas de equipamiento son cuatro: Básico, Advanced, S line y Black line. En el caso del S line, las entradas de aire son más grandes y cuenta con un paquete deportivo y la de mayor potencia con doble salida de escape.

Las luces LED diurnas traseras recuerdan a una embarcación
Las luces LED diurnas traseras recuerdan a una embarcación
También las delanteras
También las delanteras

Interior, muchas combinaciones

Si en el exterior vemos cambios claros de diseño, donde vamos a encontrar una importante transformación es en el interior. Empezando por la instrumentación digital, que va de serie, y es de 26 cm (10,25 pulgadas), aunque si la queremos Audi virtual cockpit la tendremos que elegir (pagar) entre las opciones, aunque es recomendable.

La pantalla central táctil, si elegimos la MMI con tecnología de alta resolución IPS, es de gran resolución y contraste y puede tener un tamaño de 22,3 o 25,6 cm (8,8 o 10,1 pulgadas).

Más amplio y cómodo para todos los pasajeros, permite combinar con sus tres acabados colores y materiales diferentes, y las luces de ambiente se pueden seleccionar entre 30 colores. Y se puede elegir entre dos tipos de asientos.

El maletero también gana, para llegar hasta 335 litros de capacidad, 65 más que antes, y con los asientos traseros abatidos alcanza 1.090 litros.

Conectado como los de alta gama

El nuevo A1 Sportback lleva de serie el sistema MMI radio, asociado a la pantalla táctil de 10,1 pulgadas. El sistema superior es el MMI Navegación plus con control por voz de última generación y funciones como la guía híbrida de ruta, que calcula el itinerario óptimo en la nube teniendo en cuenta el estado del tráfico. La vista del mapa es por satélite e incluye los nuevos modelos 3D de ciudades, que ofrecen un mapa preciso de muchos centros urbanos, y cuatro actualizaciones para descargarse gratuitamente.

Como es de esperar, también se pueden integrar los smartphone iOS y Android en un entorno programado específicamente y se puede realizar la carga inductiva

Para los más exigentes con el sonido, se puede optar por el sistema de audio Bang & Olufsen con el innovador sonido 3D, 11 altavoces y 560 vatios de potencia

Una opción interesante de este A1 es el Audi phone box, que conecta nuestro móvil a la antena del coche para lograr una mejor recepción de la radio y, de paso, podemos cargar el teléfono por inducción.

También en opción podemos elegir la función de radio híbrida, que de manera automática si comprueba que se pierde la recepción de emisoras pasa a radio online, con acceso a más de 25.000 emisoras de todo el mundo.

Y siguiendo con la conectividad, pero entre vehículos, existirá la posibilidad de conectar los Audi entre ellos para avisar de problemas (por ejemplo, si otro Audi ha derrapado) en la carretera con los que se hayan encontrado para avisar a otros usuarios.

Asistencia a la conducción

También en el caso de los asistentes a la conducción, el A1 Sportback hereda sistemas de alta gama.

Si nos fijamos en lo que va de serie, dispone de

- asistente de mantenimiento de carril

- limitador de velocidad

- Audi pre sense front, que alerta al conductor de la posible colisión inmediata con otros vehículos, peatones o ciclistas, incluso en situaciones de baja visibilidad, y si es necesario, el sistema primero reduce la velocidad y en todo caso frena de manera automática.

También se puede optar por el sistema de velocidad adaptativo (ACC), que mantiene la distancia respecto al vehículo precedente con regulación por parte del conductor. Con el cambio automático S tronic funciona desde los 0 km/h y con cambio manual a partir de los 30 km/h.

Aparcamiento fácil

Por primera vez, el Audi A1 Sportback dispone de cámara de visión trasera y cuenta con sensores de aparcamiento.

Y con el Audi park assist, además de detectar posibles huecos para aparcar, sea en paralelo o en batería, le asiste en las maniobras.

Motores, cambios, acabados y precios

Solo presentan, de momento (y parece que seguirá siendo así), motorizaciones de gasolina TFSI, pero el abanico es grande, entre los 95 y los 200 CV de potencia.

El 25 TFSI con el acabado Básico, tiene 999 cc y tres cilindros, lleva cambio manual de 5 velocidades, emite entre 125 y 130 gr/km de CO2 con el nuevo ciclo WLTP (que es mucho más duro según las nuevas normas de la UE) y consume entre 5,5 y 5,8 litros a los 100 km. El precio de salida es de 20.760 €.

El acabado superior y con mayor potencia es el Epic Edition 40 TFSI. El motor es de 1.984 cc, va asociado a un cambio automático DSG de 7 velocidades, emite 157-159 gr/km y gasta 7 litros a los 100 km. El precio es de 36.370 €.

En medio los acabados Advanced, S Line y Black Line con muchas combinaciones de potencia (además del 95 y 200 CV, 116 y 150) y cambio manual o automático.

Sensaciones de conducción

En la primera toma de contacto con el A1 Sportback de segunda generación tuvimos ocasión de probar el 30 TFSI con 116 CV. Lo hicimos por diferentes recorridos, un poco por ciudad, bastante por carreteras de curvas, en un día frío (incluso con nieve, en abril !) por la Sierra madrileña y por autovías. A pesar de los 'solo' 116 CV, la respuesta es muy buena, tal como ocurre con los motores de nueva generación, pero hay que tener en cuenta que la aceleración es de 9,4 segundos de 0 a 100, que es un poco justita en ciertos casos, pero suficiente en líneas generales. El consumo oficial de este motor combinado con cambio automático de 7 velocidades es de 4,9 litros a los 100 km; nos salió un poco más elevado.

El coche pesa 1.165 kg con conductor, una cifra interesante, y la estructura es, como recuerdan en Audi, "ligera pero a la vez sólida", con "componentes realizados en acero conformado en caliente". El caso es que el comportamiento (incluso en carretera de curvas y con mal tiempo como nos tocó) es preciso, ágil y da la sensación de seguridad constantemente, gracias en buena parte por la suspensión deportiva de serie y frenos de buen tacto y respuesta.

Como ocurre en Audi en general, en opción (recomendable) podemos contar con el Audi drive select, que permite elegir entre cuatro modos de conducción.