Skoda Scout
A prueba la versión 2.0 TDI 184 CV DSG 6v 4x4 

El original crossover familiar todocamino

Hace ya unos cuantos años, pude probar el primer Scout. Entonces era muy diferente el mundo de los coches; el concepto crossover era prácticamente desconocido, pero algo estaba cambiando: ir en un coche con la tradicional carrocería familiar (basado en este caso en el Octavia) con la posibilidad de meterse en zonas fuera del asfalto era muy atractivo y sacaba el espíritu aventurero que muchos tenían latente. Mayor altura al suelo, tracción 4x4, embrague Haldex y un resultado muy sorprendente que se presentó como referencia de estos vehículos. Ahora, con la enorme oferta de este tipo de vehículos que llamamos SUV, es realmente interesante refrescar la memoria y comprobar sus prestaciones actuales.

POR TONI VELÁZQUEZ - FOTOS TONI VELÁZQUEZ Y SKODA

El Skoda Scout, recientemente actualizado, es grande, por dentro y por fuera, es cómodo, tiene un equipamiento muy interesante y es muy eficiente en todos los apartados, pero nos recuerda la sensación original: un coche para 5 pasajeros, un gran maletero, un buen auto con el que nos vamos a pasar un fenomenal fin de semana y nos sirve para cualquier tipo de recorrido durante la semana. Y, además, como ocurre con el hermano mayor Kodiaq, gasta poco.

Diseño por fuera

El diseño exterior es justo lo esperado, un coche con carrocería familiar con aspecto campero. Con parachoques diferenciados del Octavia 'normal', con molduras en negro y una aplicación plateada para dar más carácter off-road en la parte inferior, unos faros antiniebla LED de relieve afilado, faros delanteros adaptativos y nuevos faros traseros.

También destacan las molduras laterales, en negro, franjas protectoras igualmente en negro y los retrovisores exteriores forrados en aluminio.

Interior y maletero, espacio garantizado

Si algo no le falta al Skoda Scout es espacio interior; tiene 1.782 mm de largo, 33 cm más que en la anterior generación, que ya era generoso, y los pasajeros de atrás tampoco tienen problemas de espacio, al contrario.

El equipamiento interior de serie está muy bien. Además de una decoración específica 'Scout', cuenta con los asientos delanteros calefactables y las típicas soluciones 'Simply Clever' de Skoda como el guardaobjetos bajo el asiento del acompañante, varios espacios también para guardar lo que necesitemos, luces de lectura y las luces en la zona de los pies. También de serie ofrece un paquete de LED Ambiental en el interior, además del volante, la empuñadura y el freno de mano forrados de cuero.

Y el maletero no podía estar a menos altura, porque tiene una capacidad de carga de hasta 1.740 litros desde 610, y puede transportar objetos de hasta 2,92 metros y además el portón tiene una anchura de 1.070 mm.

Buen nivel de Seguridad

Vamos conduciendo el alto de gama, y eso se nota en muchas cosas, aunque hay que decirlo, el equipamiento base del Scout ya es muy bueno.

En seguridad, además de 9 airbags, llevamos el Freno de Colisión múltiple, que ralentiza el vehículo ante un impacto aunque el conductor no pise el pedal de freno; eso evita un impacto posterior o como mínimo reduce sus efectos ya que prepara al conductor y ocupantes para una colisión inminente pretensando los cinturones y cerrando las ventanas.

También cuenta con el Front Assist, con freno de emergencia en ciudad y función de protección de peatones, y utiliza un sensor de radar integrado en el frontal del vehículo para medir constantemente la distancia del coche que nos precede. Este radar también es utilizado por el Asistente de Crucero Adaptativo que gracias a la frenada y aceleración autónomas mantiene el vehículo a una distancia segura y una velocidad escogida. Y también dispone de Detector de fatiga.

Motor, cambio automático y consumo sorprendente

'Todavía' (mientras duren) los motores diésel nos ofrecen a los que nos gusta conducir una percepción de potencia desde bajas revoluciones y a la vez consumo contenido.

Los 184 CV que llevamos bajo el pie se combinan con un par motor de 380 Nm entre las 1.750 y las 3.250 rpm y el resultado es una sensación de seguridad bien entendida cuando por ejemplo necesitamos adelantar en carretera o, sencillamente, queremos disfrutar de la conducción, y no olvidemos que la tracción es total.

En la prueba llegamos a rebajar los 6,8 que aparecen en el cuadro  a 6 litros a los 100 km
En la prueba llegamos a rebajar los 6,8 que aparecen en el cuadro a 6 litros a los 100 km

El cambio automático DSG de doble embrague funciona perfectamente para redondear la potencia, el par motor y la tracción a las 4 ruedas, pero la tentación de utilizar el cambio secuencial es inevitable, para comprobar las prestaciones y el dinamismo de este coche.

Normalmente, la diferencia entre el consumo 'oficial' y el real dista bastante, pero con el Scout hemos tenido una agradable sorpresa. De un coche así no te esperas un consumo de 6 litros a los 100 km (5,1 según la marca, en condiciones que todos conocemos) y nos produce una agradable sorpresa porque en los diferentes recorridos no hemos ido a batir un récord de conducción eficiente, sino que hemos hecho los recorridos habituales.

Más distancia al suelo y más todoterreno

El último (de momento) Scout tiene una altura al suelo de 171 milímetros, y gracias a las protecciones de plástico para los bajos, conducciones de combustible y líquido de frenos, además de sentirnos más tranquilos en terrenos complicados, da una sensación más todoterreno.

Pero no solo por eso, porque el Scout cuenta con la tracción total basada en el embrague Haldex de última generación (la 5ª, que pesa 1,4 kilos menos que el anterior). La distribución de la potencia a las ruedas cambia según las condiciones; la unidad de control calcula el par ideal y actúa en consecuencia.

Las cotas de todoterreno para un coche de carrocería familiar no están nada mal, ya que puede afrontar hasta 16,7º de ángulo de ataque y 13,8º en el de salida y dispone de asistente de descenso de pendientes. Cuenta con Control electrónico del diferencial (EDL) y el ESC se puede ajustar con solo apretar un botón para adaptarse a las condiciones de conducción.

Infoentretenimiento y ŠKODA Connect

El Scout tiene una pantalla (monitor) táctil de 9,2 pulgadas, dispone de conexión WiFi y llamada de emergencia 'eCall' en opción. La navegación y el entretenimiento son de última generación y se pueden configurar desde nuestro ordenador personal, por ejemplo en casa.

OPINIÓN DEL COCHE

Conducir de nuevo el Scout al cabo de tantos años ha sido una gran experiencia. Lo he probado solo, acompañado, con 4 pasajeros, por carretera, por autopista y por caminos de tierra, y todo me lleva a opinar que el espíritu permanece, que la seguridad se ha multiplicado, que la conectividad entonces desconocida se ha convertido en un buen aliado y que fuera del asfalto cada vez funciona mejor.

COCHE RECOMENDADO PARA

No es difícil pensar que va dirigido a un público familiar, pero que se puede ampliar perfectamente a todos los que necesitan espacio, salir del asfalto cuando sea conveniente y no quieren gastar demasiado en combustible.

FICHA TÉCNICA

Motor: Diésel TDI de 1.968 cc

Aceleración 0-100 km/h: 7,8 seg

Consumo medio oficial: 5,1 l/100 km

Emisiones de CO2: 133 gr/km

Normativa de emisiones: Euro 6

Potencia máxima: 184 CV (135 kW)

Par máximo: 380 Nm a 1.750-3.250 rpm

Coeficiente Cx: 0,33

Cambio: automático DSG de 6 velocidades

Tracción: Total

Maletero: De 610 a 1.740 litros

Dimensiones (en mm): Largo, 4687; ancho, 1814; alto, 1.531; distancia entre ejes, 2.680

Precio: 32.461 €