60 ANIVERSARIO DEL SEAT 600
                                                                               Merecido homenaje al coche de los coches

SEAT 600: la historia española cambió en 1957

6 décadas de la popularización del coche

Era junio de 1957, con una clase media apenas 'en construcción' a costa de la multiocupación y las interminables horas de trabajo en plena dictadura. La vida de miles de familias estaba a punto de cambiar y, de hecho, la historia de España de alguna manera cambió, porque la movilidad ya no iba a ser la misma con la aparición del SEAT 600.

Los transportes públicos de la época eran verdaderas tortugas, había pocos recorridos donde elegir y moverse de un lugar a otro era una odisea, excepto para los pocos privilegiados que entonces tenían vehículo particular.

Por eso, todo iba a ser diferente; el 600 iba a acercar personas, permitiría conocer parajes inaccesibles hasta entonces, visitar familiares o amigos con asiduidad y, en general, descubrir un mundo nuevo. Era una alegría en una época oscura, como puedes ver en este vídeo:


POR TONI VELÁZQUEZ - JUNIO 2017 - IMÁGENES SEAT

Con el 600 los fines de semana y las vacaciones iban a convertirse en algo muy diferente. Fue en buena parte el responsable de la creación de segundas residencias, de hoteles o apartamentos y, de alguna manera, impulsor de la economía en general.

Las carreteras eran todavía muy precarias, los trayectos se hacían eternos, pero nadie excepto el conductor y acompañantes decidían (discusiones familiares al margen) el horario de traslado y cuándo o dónde parar.

La producción se multiplicó muy pronto por 6

El éxito del nuevo automóvil superó las expectativas más optimistas. Los compradores tenían que esperar en muchos casos más de un año (excepto enchufados, que los había y muchos) desde que formalizaban la petición de compra, y eso que la producción pasó de 40 coches diarios a principios de 1958 a nada menos que 240 al finalizar 1964.

Hoy, en Martorell se fabrican diariamente 700 SEAT Ibiza, pero no cabe duda de que esos 240 vehículos al día representaron un cambio radical en la producción automovilística. Y no solo en la misma fábrica, sino en la industria auxiliar que la acompañaba, que generó miles de puestos de trabajo.

Cadena de montaje en 1957
Cadena de montaje en 1957
Control de calidad 1957
Control de calidad 1957
Línea de ensamblaje 1972
Línea de ensamblaje 1972
La producción aumentó considerablemente en poco tiempo
La producción aumentó considerablemente en poco tiempo

El 600 se fabricó durante 16 años, entre 1957 y 1973, aunque seguro que a muchos les sorprende este dato porque este coche ha seguido formando parte inseparable del paisaje y del imaginario de buena parte de la población, y sigue interesando a personas de todas las edades y condiciones por ese poder icónico de atracción que se traslada de generación en generación.

Y es que 800.000 coches (concretamente 794.406) con el sello SEAT 600 son muchos para esa época.
Y llegó el número 100.000
Y llegó el número 100.000

Por el salario de 3 años y medio

Pero, ¿cuánto costaba un 600? Aunque a todos nos pueda parecer que era barato, el precio de compra inicial fue de 65.000 pesetas de la época; eso suponía, tal como nos recuerdan en SEAT, el salario medio de un trabajador durante 3 años y medio, lo que hoy en día representaría unos cuantos miles de euros.

16 años después, cuando el 3 de agosto de 1973 salía la última unidad, gracias a la mejora en los niveles de producción y al éxito de las ventas, el precio quedó en 77.291 pesetas, que representaba el salario de 9 meses en vez de los 42 del principio. O sea, que el 600 en particular y el coche en general se popularizaba y llegaba a capas de población mucho más amplias.

El interior del 600 era austero pero con la información básica
El interior del 600 era austero pero con la información básica
Indicadores de aceite, gasolina, temperatura del agua, dinamo y velocímetro
Indicadores de aceite, gasolina, temperatura del agua, dinamo y velocímetro
En las teóricas 4 plazas se metían a menudo algunos pasajeros más
En las teóricas 4 plazas se metían a menudo algunos pasajeros más
El maletero daba para la rueda de recambio y poco más...
El maletero daba para la rueda de recambio y poco más...
 por eso la baca era imprescindible
por eso la baca era imprescindible

Versiones del 600

El primer SEAT 600 salió al mercado con un motor de 633 cm3 y 18 o 21 CV DIN. La verdad, es difícil entender cómo se podía desplazar con un motor de esa potencia, y más teniendo en cuenta que era habitual viajar 4 o 5 personas (y en muchos casos unas cuantas más) y con el equipaje en la baca (apenas tenía maletero), pero así era.

Con el tiempo fueron saliendo diferentes versiones (N, D, E, L y L-Especial), algunos se carrozaron especialmente a medida y se hicieron versiones comerciales. El último de la saga, el L-Especial, tenía un motor de 767 cm3 y alcanzaba los 28 CV.

Pero no faltaron los descapotables de techo de lona, tanto en el primer 600 como en el D y el E.

Era un 600, pero el techo de lona lo convertía en todo un descapotable
Era un 600, pero el techo de lona lo convertía en todo un descapotable

Además de la potencia, SEAT fue incorporando mejoras en el habitáculo como: la división del maletero en dos, el sistema de calefacción que tenía la palanca situada bajo el asiento trasero, o las mejoras en los materiales utilizados, como por ejemplo en la tapicería del L-Especial.

4 puertas y versión furgoneta

En 1966, se desarrolló el SEAT 800, una versión larga sobre el 600 D, con cuatro puertas y mayor distancia entre ejes. Se fabricó en Carrocerías Costa, de Terrassa, que alargaba el coche (concretamente la versión 600 D) en 18 cm e incluía dos puertas más. El precio era de 74.000 pesetas.

Otro de los derivados del 600 fue el comercial, la Formichetta, una furgoneta construida en Tarragona por la firma SIATA sobre la plataforma del utilitario y con capacidad para 300 kg de carga. Más tarde, Costa produjo un modelo casi idéntico, la Furgoneta SEAT Costa.

'Todo atrás'

Todos los 600 tenían el motor trasero y tracción trasera. Mirándolo con perspectiva, la estabilidad que consiguieron con el chasis los ingenieros no estaba nada mal, teniendo en cuenta como dicen en la marca que 'debía soportar enormes variaciones de carga' y que muchas carreteras estaban en condicciones precarias. Además, la estabilidad mejoró porque se sustituyeron los neumáticos diagonales por radiales.

Puertas 'suicidas' (experiencia personal)

Hasta 1970, es decir, 13 años después de su aparición, las dos puertas del 600 se abrían en sentido inverso a la marcha; a estas puertas se las conoció como 'puertas suicidas'. Puedo explicar en primera persona por qué se llamaban de esta manera: bajando de la facultad de Periodismo a dedo (era lo habitual en los años 70 y 80) con un 600 con el que la propietaria amablemente nos llevó, al llegar a la autopista vi que mi puerta (la del copiloto) no había quedado bien cerrada, por lo que abrí un poco la puerta para cerrarla bien. El susto fue enorme porque la puerta se abrió del todo. El cinturón me sujetó perfectamente, la conductora redujo velocidad y pude cerrarla con un poco de fuerza. Suerte que no coincidimos con ningún vehículo a la derecha porque íbamos por el carril central y al final todo quedó en una anécdota con susto incluido. Por eso, puedo asegurar que cambiar la apertura de la puerta fue una gran idea.

El SEAT 800, con las puertas delanteras que se abrían 'al revés'
El SEAT 800, con las puertas delanteras que se abrían 'al revés'

600 SEAT 600

en el Circuito Barcelona-Catalunya

SEAT ha querido tirar la casa por la ventana con la celebración de este 60 aniversario. Reunir nada menos que 600 coches que tienen como mínimo 44 años y algunos hasta 60, demuestra que es desde luego un auto muy robusto que ha levantado pasiones históricamente.

Seguramente los recuerdos del que en muchos casos fue el primer vehículo de la familia han tenido mucho que ver.

El próximo 9 de septiembre se van a reunir (ya está confirmado que serán 600 porque se han agotado todas las invitaciones) en el Circuito Barcelona-Catalunya miles de personas entusiastas del SEAT 600.

La condición básica para participar ha sido tener un SEAT 600, SEAT 800 o SEAT Formichetta, pero además SEAT avisa de que: "el coche debe de estar en perfecto estado de marcha", ya que para la consecución del Récord Guinness deberá salir a la pista del Circuito a rodar. Será un fin de semana para no perderse, lleno de actividades para todos los públicos, con atracciones, un 'Village SEAT 600', con tiendas sobre la marca y el modelo, food trucks, música en directo, celebración del cumpleaños y el 'Guateque del 600'."

Será una fiesta por todo lo alto: "Habrá regalos para todos, premios a los 600 más originales, invitaciones a los propietarios de los vehículos en el Circuito... y un diploma acreditativo de haber participado en la consecución del Récord Guinness."


Prueba en el Circuito del Jarama

SEAT invitó a la Prensa a ponerse a los mandos del 600 con motivo del 60 aniversario, a rememorar una conducción de un comportamiento del coche absolutamente diferente al de hoy en día. Y para ver las diferencias luego probamos un SEAT Mii, un mundo aparte.

Con un enorme volante, frenos que tardan en reaccionar, un motor que hoy lleva cualquier moto y pedales muy juntitos, dimos una vuelta al Jarama y realizamos en un espacio preparado pruebas de frenada y de estabilidad y agilidad (slalom).

Al cabo de unos minutos te acostumbras a esa conducción totalmente diferente y te adaptas a las circunstancias; a lo único que es difícil acostumbrarse es a no disponer de aire acondicionado con unas temperaturas que superan los 30 grados.

Y es inevitable preguntarse: ¿pero, cómo se podía viajar en esas circunstancias? Pues se viajaba, y era casi siempre con una gran alegría, porque era lo que había y encima se podían hacer cosas hasta entonces casi imposibles.

Toda una experiencia
Toda una experiencia

En cualquier caso, conducir hoy en día un 600 es una experiencia inolvidable.