Cargar bien el COCHE
                                           Ahorrarás combustible                                                                                         y viajarás más seguro

¿Sabes lo importante que es cargar bien el maletero del coche?

No puedes ir con prisas al cargar el coche, meterlo todo a la vez y sin pensar, porque juegas con tu seguridad y la de todos los pasajeros. Además, si lo haces bien, gastarás menos combustible, que en un viaje puede representar unos cuantos euros. Si sigues estos consejos te puedes ahorrar sustos y dinero. 

La seguridad está en juego

Un equipaje que esté mal colocado acaba afectando a la estabilidad y a la conducción en general, y en consecuencia a la seguridad:

- Al incorporar más peso a tu vehículo lo desequilibras, porque alteras el centro de gravedad.

- Como que habitualmente la carga la situamos en la parte trasera del vehículo, el morro se levanta un poco. Si las luces delanteras son auto-regulables como en algunos coches nuevos, no tendrás problema, pero si no lo son tendrás que regularlas antes de iniciar el trayecto y evidentemente durante el viaje. Si no lo haces correctamente puedes jugar con la seguridad del resto de vehículos y con la tuya.

- Cuanto más cargas el coche, la dirección se vuelve más sensible y el comportamiento dinámico varía, por tanto tienes que estar todavía más atento de lo normal a la conducción, porque se hace más peligrosa.

- Debes tener en cuenta que con el coche cargado a tope, incluidos los pasajeros, la respuesta del coche es más lenta, y eso debes tenerlo muy presente al decidirte a hacer un adelantamiento.

- La distancia de frenada es mayor, por lo que debes mantener un poco más de distancia de la habitual respecto al coche que te precede.

- En todos los coches, en el lugar donde aparecen las presiones de los neumáticos (lo vemos en el depósito de combustible, en la parte trasera de puerta, o en la guía del vehículo), encontramos la presión sin carga y con carga máxima. No te olvides de revisarlo antes de iniciar el viaje.

- Y muy importante, ningún objeto puede estar suelto. Nunca te imaginarías que una simple maleta que pesa 3 kilos, si vas solo a 50 km/, en caso de frenada inesperada se convierte en un proyectil de 100 kilos de peso.

Por ello tienes que colocar bien la carga; estos son unos cuantos consejos:

- Aunque evidentemente no es lo mismo si el maletero de coche está separado del habitáculo que si es de los que forma parte del interior (que puede dar muchos más problemas), todo tiene que estar bien sujeto.

- Si el vehículo lleva red, utilízala siempre, y si no mejor que compres e instales una.

- No se puede dejar nada en la bandeja trasera. Piensa que además está prohibido en todos los casos porque también limita la visibilidad del conductor.

- No debes poner nunca equipaje y bultos en los asientos traseros del vehículo por la misma razón de la seguridad.

- Para cargar correctamente, los elementos más pesados tienes que situarlos en la parte más baja y lo más centrada posible, de esta manera te aseguras que el centro de gravedad queda bajo.

- Si viajas con carga pero sin ocupantes detrás, es muy conveniente que abroches los cinturones porque en caso de colisión los asientos no cederán y el equipaje no provocará lesiones porque no irá hacia adelante.

¿Y la baca?

- Las bacas son ahora más seguras, aunque es mejor no utilizarlas, pero si es inevitable (que a veces lo es), debe ser primero homologada para tu coche y utilizar los elásticos autorizados y con mucho cuidado porque pueden ser peligrosos.

- Mejor que si necesitas ampliar el equipaje utilices un cofre, los encontrarás de diferentes tamaños. Tienen una doble ventaja; por un lado los objetos van en un compartimento cerrado y no pueden salir volando, y por el otro la aerodinámica disminuye la retención, que redunda en seguridad y en ahorro de combustible.

Consejo general

Todos tendemos a acumular maletas y objetos de todo tipo al salir de viaje, pero pensemos en su utilidad real porque muchas veces regresamos con cosas que no hemos utilizado y que hemos 'paseado' innecesariamente.

Además, lo más normal es volver con alguna compra, que añadirá más peso y necesidad de espacio.