Range Rover Sport
                                                                            Todocamino deportivo con mucha tecnología

Probamos el Range Rover Sport 4.4 SDV8 HSE Dynamic de 339 CV

Largo recorrido con un SUV excelente


El Range Rover Sport es un todocamino de lujo por excelencia. Las dimensiones, la tecnología, la conectividad, el confort y el espacio interior están a un nivel enorme. Estas características son coincidentes entre el Range Rover que podríamos llamar 'clásico' y la versión Sport. Pero a partir de aquí, las diferencias entre uno y otro son muchas. Para empezar, es casi 15 cm más corto, un poco más bajo y 45 kilos más ligero, pero es que además los responsables de Land Rover aseguran que hasta el 75% de las piezas son diferentes. La verdad es que parece mucha diferencia para dos coches que comparten nombre, pero así debe ser y así lo acabamos comprobando. Lo probamos dirigiéndonos hacia la Ruta de los Cátaros (ir a la ruta).

POR TONI VELÁZQUEZ, FEBRERO 2017

Antes de entrar, como siempre, primero damos una vuelta alrededor del coche para sacar conclusiones del exterior (de color 'Loire Blue'). Para ser un coche de unas dimensiones tan grandes, de casi 5 metros de largo (4,850 m), 1,98 de ancho y cerca de 1,80 de altura y una batalla (distancia entre ejes) de prácticamente 3 metros, las formas son muy agradables. Ayudan mucho las líneas redondeadas en todos los extremos, pero sobre todo la caída del techo de la parte posterior a ofrecernos un aspecto deportivo general. También detrás, en la parte inferior, la doble salida del escape aumenta esa sensación deportiva y la evidente protección de bajos nos recuerda que estamos ante un todocamino.

La zaga es atractiva y con personalidad
La zaga es atractiva y con personalidad
Este coche con ADN deportivo nos lleva a cualquier lugar
Este coche con ADN deportivo nos lleva a cualquier lugar

Interior y maletero

Entramos. El acceso es fácil por la altura al suelo, que se puede ajustar, pero las puertas son grandes, sobre todo las traseras, y al cerrarlas cuesta un poco (ver comentario de usuario); de todas maneras, no hace falta cerrarlas del todo porque cuando faltan 6 mm se cierran solas eléctricamente.

Aunque tenemos ganas ya de iniciar la marcha, primero nos paramos a observar el interior. Desde luego no decepciona, y encontramos a primera vista el lujo y espacio esperado.

Los asientos son de piel de 'Oxford perforada' según reza la ficha técnica, y así lo parece a primera vista, lo que hace pensar en climatización en cada asiento. En nuestro caso es de color 'Ivory' (marfil), aunque se puede elegir entre 9 colores. Ajustamos los asientos delanteros eléctricamente, que siempre es cómodo y sencillo.

Los pasajeros de las plazas traseras tienen un espacio, confort e independencia notable
Los pasajeros de las plazas traseras tienen un espacio, confort e independencia notable

Detrás, los dos pasajeros (3 es diferente) se sienten como en un salón, y aplican su independencia en climatización y otros aspectos.

Es opcional incluir 2 asientos más (en nuestro caso no los incorporaba), que tienen 'casi' el mismo nivel de calidad que el resto, también son de piel y se pueden activar eléctricamente: 1.870 € tienen la culpa.

Con las 5 plazas, sin las dos añadidas, el maletero es de 489 litros, si el coche va con 7 y las utilizamos, queda en muy poquito; pero no es nuestro caso y tenemos capacidad para varias maletas sin problemas.

Lo que sí es de agradecer es la apertura del portón trasero electrónico con función de manos libres, es decir, que podemos abrirlo desde fuera solo con pasar el pie por debajo, lo cual es muy cómodo cuando vamos cargados. También se puede regular la altura de la boca de acceso.

La apertura eléctrica del maletero es muy cómoda
La apertura eléctrica del maletero es muy cómoda

Cuadro de mandos virtual y HUD

Llega el momento. Arrancamos con el botón, porque no hace falta la llave. El cuadro de instrumentos no es analógico sino virtual. Y eso ¿qué nos aporta? Además de que se visualiza muy bien la información en diferentes circunstancias meteorológicas exteriores, podemos personalizarlo con vista completa o parcial de la navegación o incluir los relojes de velocímetro y cuentarrevoluciones en mayor o menor tamaño.

Nos ponemos en marcha. De momento vemos que el HUD (Hud Up Display), el proyector de información sobre el parabrisas, está conectado y puedo ver la velocidad a la que vamos, el indicador de señales tanto de velocidad como el resto, o las indicaciones del navegador. Así no tengo que apartar la vista de la carretera. Se trata de un sistema que está ahora ya en muchos coches, incluso de gama inferior, pero no todos son iguales, lo puedo confirmar, porque a menudo perdemos la información debido al sol; pero no en este caso, porque "utiliza rayos láser para evitar problemas de decoloración y se puede configurar a tu gusto" dice el manual.

Podemos evitar distracciones y por tanto accidentes con el HUD, en este caso en carretera. La pantalla TFT está en este caso con los relojes habituales de velocímetro y cuentarevoluciones
Podemos evitar distracciones y por tanto accidentes con el HUD, en este caso en carretera. La pantalla TFT está en este caso con los relojes habituales de velocímetro y cuentarevoluciones

Por la noche, notaremos los efectos muy positivos de los faros delanteros Bi-xenón con nivelación automática. También es automático el cambio de luces largas a cortas; ya sé que muchos compradores no lo tendrían en cuenta, pero, aunque no lo parezca, además de un elemento de comodidad es también un elemento de seguridad, porque evitamos accidentes por distracción o por deslumbramiento.

Y lo que igualmente es un buen aliado, en este caso en todos los terrenos como veremos, es la suspensión neumática electrónica, que ofrece unos niveles excelentes de confort y ayuda a fondo también en terrenos complicados. Tiene nivelación automática de carga y modo múltiple: de acceso al coche (muy práctico), normal, todoterreno y altura ampliada.

Cambio automático de palanca y levas

En marcha, empezamos a comprobar la respuesta del cambio automático, que es de 8 velocidades y secuencial, con levas incorporadas en el volante, que en vez de ser como el típico del grupo Jaguar-Land Rover, es de palanca. A mí, sinceramente, me gusta más que el de rueda, aunque tengo que reconocer que el 'redondo' consigue diferenciar al fabricante de la competencia y para algunos puede ser más cómodo. Pero es que es más práctico, o me lo parece, seguramente porque tradicionalmente ha sido así y estoy acostumbrado. En cualquier caso, la respuesta como vemos después es buenísima.

Cambio automático de palanca, a diferencia de la mayoría de los del grupo
Cambio automático de palanca, a diferencia de la mayoría de los del grupo

Deportivo en potencia y tecnología

Para comprobar si estamos ante un vehículo con comportamiento deportivo, el conductor tiene mucho que ver, por supuesto, pero la potencia y la tecnología son fundamentales. Y también lo es la carrocería, realizada completamente en aluminio, que además de rigidez proporciona una disminución de peso general.  

El aluminio es el material único de la carrocería
El aluminio es el material único de la carrocería
Motor diésel del Range Rover Sport
Motor diésel del Range Rover Sport

Para mover este gran SUV con soltura, el SDV8 de 339 CV que ofrece el motor 4.4 litros diésel con un par motor de 740 Nm a 1750/2250 rpm, ayuda notablemente. Y vamos viendo que el cambio se comporta de manera 'inteligente' y responde adecuadamente tanto a la pisada al acelerador como a retenerlo.

Poco a poco conocemos las reacciones del coche: la tecnología de este RR Sport es bestial.

Los números en general nos ayudan a entender algunas cosas. En este caso por ejemplo, el sistema Adaptative Dynamics monitoriza los movimientos del vehículo 500 veces por segundo, lo que ayuda al equilibrio de marcha gracias a unos ajustes de amortiguación constantemente variables. Sean 500, más o menos, lo que está claro es que notas que se adapta perfectamente al piso.

Por su parte, el Torque Vectoring tiene como finalidad mejorar la estabilidad del coche, porque se encarga de equilibrar la distribución del par entre todas las ruedas y ayuda a engancharse al asfalto.

Ya lo hemos probado en otros vehículos de la marca Land Rover. El sistema Terrain Response 2 permite seleccionar 4 programas diferentes según el terreno por el que vamos (hablamos más en apartado off-road) pero en modo automático controla mediante sensores el terreno por el que vamos y adapta el modo de conducción para conseguir la mejor tracción y la adaptación del chasis a las circunstancias.

Además, este coche es capaz de controlar los ejes delantero y trasero de manera independiente para aumentar la agilidad a baja velocidad y la estabilidad a alta velocidad.

El conductor también tiene la posibilidad de seleccionar marchas cortas o largas; las largas son ideales para carretera y las cortas para zonas escarpadas.

Fuera del asfalto

Un automóvil de Land Rover no puede fallar al salir del asfalto, y el RangeRover Sport no defrauda, al contrario.

El sistema de suspensión neumática electrónica al que hacíamos referencia, en condiciones todoterreno cambia entre dos alturas de conducción para garantizar la seguridad incluso en las situaciones más adversas.

El sistema Terrain Response 2 que incluye este coche lo podemos elegir en modo automático como hemos dicho, que es el más cómodo, pero ya que tenemos posibilidad de elegir entre 4 programas de tracción más según la superficie por la que transitamos (barro, arena, nieve y piedras), mejor que lo definamos y de paso nos sentimos dueños de la situación.

Suspensión neumática, control de descenso y otras funciones
Suspensión neumática, control de descenso y otras funciones
Sistema Terrain Response 2
Sistema Terrain Response 2

También tenemos la ayuda del sistema Terrain Progress Control para definir una velocidad de entre 2 km/h y 30 km/h y mantenerla sin necesidad de estar pendiente del acelerador, de esta manera te puedes concentrar únicamente en sortear los obstáculos.

Aquí tenéis un vídeo sobre el 'Inferno DownhillChallenge' en el que se puede ver el comportamiento fuera del asfalto; eso sí, se trata de una prueba automovilística controlada y con piloto profesional, pero se ve que realmente cuenta con una tecnología que permite afrontar zonas muy difíciles a cualquier conductor siempre que vaya con un poco de cuidado (lo hemos comprobado y es muy divertido y seguro).

Conectividad y asistencia al aparcamiento

Aunque no me gusta nada la frase "como no podía ser de otra manera", en este caso cuadra perfectamente en este Range Rover Sport. Incorpora el paquete In Control Connect Pack, que lo lleva prácticamente todo en conectividad.

Por ejemplo, la pantalla táctil de 10 pulgadas. Y la música suena muy muy bien, y no me extraña, porque lleva el sistema (lo pongo literal): Audio Meridian Premium: Radio-CD, MP3, 17 altavoces con Subwoofer, 825w, es decir, que escuchar música se convierte en una gozada.

También entra en juego nuestro smartphone: puedes comprobar el nivel de combustible a distancia, localizar el coche en un aparcamiento concurrido, guardar un registro de tus viajes o incluso comprobar si te has dejado alguna ventanilla abierta; en el caso "improbable" (como dice el fabricante) que tengas una avería, envía información del diagnóstico y la ubicación a la compañía de asistencia, y en caso de accidente grave da un aviso de emergencia SOS a los servicios de emergencia y les indica tu ubicación.

Es que la conectividad es un tema de entretenimiento, pero también de seguridad.

Este coche también cuenta en paquete opcional (que incorporaba nuestra unidad) de asistencia al aparcamiento en línea y batería, que la verdad, para un coche de estas dimensiones va la mar de bien, y más si la plaza es estrecha. Además de los sonidos que activan los sensores la pantalla táctil muestra una vista cenital del vehículo gracias a las cámaras Surround que ofrecen los 360º, y los sonidos indican la distancia de los obstáculos.

Puedes ver el funcionamiento en este vídeo. 

¿Y cómo va de consumo y emisiones?

¡Ay el consumo de estos coches! Es fácil pensar que para mover un vehículo de estas características (aunque pesa 'solo' 2.432kg) se necesitan muchos litros de combustible, diésel en este caso. Y también que quien tiene las posibilidades económicas para comprar un coche de 103.000 € no tiene por qué preocuparse del consumo. Pero la tecnología tiene que estar al servicio de la seguridad y la comodidad, pero también del medio ambiente, porque la normativa Euro 6 así obliga. Este coche cumple con esta normativa y emite 219 gr/km de CO2, una buena cifra.

Por lo que se refiere al consumo, como ocurre en todos los coches, el oficial no es el mismo que el real, pero ya estamos acostumbrados. El consumo medio que ofrece la marca es de 8,4 litros a los 100 km; a nosotros nos salió una media de 8,9 en ciclo combinado de autopista-carretera-ciudad (ciudad poca, la verdad). Hay que decir que para 339 CV está muy conseguido, pero también hay que decir que esas cifras se consiguen con una conducción nada agresiva, al contrario.

COCHE RECOMENDADO PARA

En principio tiene todo el sentido para familias, aunque también puede ser para personas que tienen una vida social digamos amplia... Evidentemente, con este precio no está al alcance de todos, pero para los amantes de los coches de alta gama que se lo puedan permitir es una opción muy a tener en cuenta.

Y desde luego para todos los que hacen viajes en coche de media o larga distancia. Perfecto para cuatro pasajeros, incluso hasta 5, aunque la plaza central no es tan cómoda.

Hay que decir que se puede comprar un Range Rover Sport a partir de 73.000 €

OPINIÓN DEL COCHE

La opinión sobre este vehículo solo puede ser buena. Seguridad, conectividad, ayudas a la conducción, confort para los pasajeros y disfrute para el conductor en todos los terrenos. Todo excepto el precio, claro está.


Lo que opina un usuario

Además de lo que podamos pensar los que nos dedicamos a esto del mundo del motor, también es bueno conocer lo que piensan aquellos que son únicamente pasajeros. Por eso hemos pedido la opinión de Dani.

Daniel Martí es periodista y profesor universitario. Ha viajado en los asientos traseros del Range Rover Sport durante un buen número de kilómetros. Esta es su opinión:

"El coche es muy cómodo para los ocupantes de las plazas traseras, que disponen de un amplio espacio para las piernas, aunque sean personas de una elevada estatura y que hagan un buen número de kilómetros. También es sorprendente el espacio entre ocupantes. El respaldo se puede ajustar con facilidad a varias posiciones. La regulación independiente de la temperatura, el aire y el sistema de climatización es un gran acierto. Es un coche muy aconsejable para largos recorridos. Puede que para personas mayores el piso del habitáculo quede un poco alto y que también sean un inconveniente las puertas de gran tamaño y por tanto de un gran peso."

FICHA TÉCNICA

Aceleración 0-100 km/h: 6,9 seg

Consumo medio: 8,4 l/100 km

Emisiones de CO2: 219 gr/km

Normativa de emisiones: Euro VI

Maletero: De 489 a 1761 litros

Peso: 2.432 kg

Maletero: De 489 a 1761 litros

Potencia máxima: 339 CV a 3500 rpm

Par máximo: 740 Nm a 1750-2250 rpm

Cambio: automático de 8 velocidades

Tracción: total

Medidas: largo 4850 mm, ancho 1983, alto 1780

Precio de esta unidad: 103.500 €