Coches sin espejos
Las cámaras dan mayor seguridad 

¿Conducir sin retrovisores? 

El BMW i8 Mirrorless se convierte en el primer vehículo del mundo que cambia retrovisores por cámaras.

Sí, ya es una realidad, no tendremos que esperar al futuro, ya se ha presentado el primer coche que en vez de retrovisores tiene cámaras. Y para darle un impulso definitivo, Japón ha legalizado este sistema.

Tal como explican en BMW, el i8 Mirrorless incorpora dos cámaras apenas perceptibles que se encuentran en unos enganches aerodinámicos que sustituyen a los espejos retrovisores a los que estamos acostumbrados. También cuenta con una cámara que está colocada en el parabrisas trasero.

Mayor seguridad

Los temidos "puntos ciegos", que a pesar de que se han ido mejorando los espejos continúan siendo un enemigo de los conductores y siguen provocando accidentes, dejarán de existir. La cámara trasera por ejemplo cubre un gran ángulo que nos permite ver todo lo que llevamos detrás, incluso las motos que van a adelantarnos y que en muchas ocasiones se pierden en nuestro campo de visión.

Tampoco tendremos los habituales problemas de deslumbramiento con este sistema.

Pero todavía hay más. El sistema evalúa las imágenes e indica posibles peligros. Pongamos el caso de que ponemos el intermitente y se acerca un vehículo, un icono amarillo aparecerá en el monitor e irá aumentando su tamaño conforme el peligro se acerque.

Si vamos a doblar en una intersección, al girar la rueda el sistema se pone en alerta, atiende a la maniobra, gira automáticamente el monitor y aumenta la visión de esa zona. Y en ciudad es un gran invento para cuando se acerca una bicicleta sin que la hayamos visto porque también dará una señal de alerta.

Y encima ahorraremos

A menor superficie que sobresalga del coche tendremos dos ventajas: una mejor aerodinámica y un menor impacto acústico. El ruido que provocan los retrovisores no es muy importante, y ahora menos aun con los habitáculos en general bien insonorizados. Pero sí que ayuda a reducir el coeficiente aerodinámico, ya que las cámaras ocupan un espacio muy pequeño en comparación a los retros; en consecuencia, mejor penetración, por lo que gastan menos, aunque sean unas décimas, pero siempre van bien.

Y, ¿sabes lo que es el "gorilla glass"? Pues resulta que es un cristal fino pero muy resistente y es el material con el que están hechas las cámaras laterales.

Apenas se ensucian, con lo que mantienen el nivel de calidad de imagen y toleran el calentamiento de la superficie que tan bien nos va en invierno. 

¿Cómo vemos las imágenes?

Las imágenes que nos llegan de las tres cámaras las vemos en una sola y en alta resolución. Eso da al conductor una visión global nítida de todo lo que tiene a los lados y detrás, donde la visión es panorámica.

El monitor "retrovisor" en el que vemos las imágenes tiene una buena dimensión, de 300 milímetros de ancho por 75 de alto, que es un poco más grande que los retrovisores interiores actuales. 

Un solo problema

Con los avances de la tecnología tenemos que adaptarnos a los cambios, pero siempre llevan su tiempo, y en el caso de la eliminación de los retrovisores será también así. Porque hasta que nos acostumbremos a mirar solo a una cámara que está situada en donde ahora se encuentra el espejo interior seguiremos haciendo ejercicios de cuello.