P.ej. Abrimos todos los días de 9h a 18h.

RUTA DE NORTE A SUR

Moturisme Ara Lleida

RUTA DE NORTE A SUR

RUTA 8. Lleida - Balaguer - Baronia de Sant Oïsme- Tremp - La Pobla de Segur - Gerri de la Sal - Sort - Llavorsí - Tavascan - Isil. 200 km

Ruta diagonal que nos lleva de la llanura de Lleida al corazón del Pirineo. Encontraremos contrastes entre carreteras rápidas y rectas, otras lentas y con buenas curvas. Todo con el denominador común de movernos por diferentes municipios que tienen encanto cultural y paisajístico para el moturista. Una de les rutas más inéditas de Moturismo Ara Lleida.

El río Segre divide Lleida en dos, dibujando en la capital de la provincia una amplia zona verde a su alrededor. La silueta de la que fue antigua catedral -la Seu Vella- es visible desde todos los puntos de la ciudad y es sin lugar a dudas su imagen más icónica. Lleida acumula un legado histórico y artístico de gran valor que se manifiesta en monumentos de diferentes estilos. Desde restos romanos presididos por dos héroes míticos -Indíbil y Mandonio- que fueron los grandes caudillos de los ilergetes enfrentados a la ocupación romana, hasta construcciones más contemporáneas que incluyen casas de estilo modernista y arquitectura de vanguardia como el Auditorio Municipal Enric Granados o el edificio de la Llotja, sede de conciertos y actuaciones teatrales. Destacan además del edificio románico-gótico de la Seu Vella, el Castillo del Rey a su lado y el castillo templario de Gardeny. Vale la pena visitar el Museo Diocesà i Comarcal y el Roda Roda que exhibe coches y motos de época, mientras que los Camps Elisis junto al Segre invitan a agradables paseos.

Indíbil y Mandonio los caudillos íberos que defendieron el lugar frente a la ocupación romana
Indíbil y Mandonio los caudillos íberos que defendieron el lugar frente a la ocupación romana
Edificio de los juzgados y Seu Vella
Edificio de los juzgados y Seu Vella
Museo Diocesano y Comarcal
Museo Diocesano y Comarcal

Saldremos de Lleida por la la C-12, que en sólo 26 km nos llevará a Balaguer. Una carretera rápida y transitada. Muchas rectas y un entorno más de secano.

Balaguer, ciudad bañada por el Segre, está presidida por la iglesia de Santa María y el santuario del Sant Crist que desde lo alto vigila la urbe. A la derecha del río se encuentra el casco antiguo con la plaza del Mercadal como centro neurálgico, donde se celebra los sábados el tradicional mercado. Alrededor de este punto se extiende un entramado de callejuelas que conformaron la antigua ciudad islámica convertida más tarde en núcleo medieval. De aquella época se conserva parte de la muralla a la que se puede acceder desde la plaza del Mercadal por el Portal de Gel. El Museo de la Noguera y el Centro de Interpretación del Oro del Segre son otros espacios que vale la pena visitar.

Tomaremos la C-13, que nos llevará a Fontllonga, pueblo vinculado a Camarasa, a través de 33 km de carretera divertida y en un entorno de pantanos que nos adentrará en la sierra del Montsec. Siguiendo por la C-13 durante 29 km rodeados de paisajes vistosos, atravesamos el Montsec por el desfiladero de Terradets, hasta llegar a Tremp. Antes habremos pasado por la Baronia de Sant Oïsme, un pequeño conjunto de edificios dominado por la iglesia románica de Sant Bartomeu y los restos del antiguo castillo de Sant Oïsme, con su singular torre redonda.

Casco antiguo de Balaguer con el santuario del Sant Crist al fondo
Casco antiguo de Balaguer con el santuario del Sant Crist al fondo
Basílica de Valldeflors en Tremp
Basílica de Valldeflors en Tremp

Tremp, la capital de la comarca del Pallars Jussà, conserva restos de su antigua muralla, de la que actualmente se conservan tres torres. Precisamente en una de ellas se ha integrado el Epicentro, un moderno edificio donde encontrar información turística de la comarca, tanto del patrimonio cultural como natural ya que Conca de Tremp-Montsec ha sido reconocida como Geoparque por la UNESCO. Un itinerario señalizado por la ciudad nos ayudará a descubrir sus valores arquitectónicos: la basílica de la Virgen de Valldeflors, la Plaça de la Creu y el Hospital de los pobres del siglo XVI.

Siguiendo por la C-13 y cruzando el pantano de Sant Antoni en un entorno ya de Prepirineo, continuaremos la conducción durante unos 13 km de buen asfalto y llegaremos a la Pobla de Segur. A la izquierda habremos dejado Salàs de Pallars con sus comercios antiguos rehabilitados.

La Pobla de Segur conocida entre otras cosas por el descenso de almadieros (raiers) que se produce cada primer fin de semana de julio y por tener una de las fábricas más antiguas de ratafía de Cataluña. Podemos visitar el Espai Raier para conocer todo lo relativo a este arduo trabajo. También, además del casco antiguo de la población que conserva los portales de acceso de la muralla, en el núcleo urbano hay un par de edificios modernistas; uno de ellos es la Casa Mauri actual sede del ayuntamiento. La antigua estación de tren se ha convertido en un Centro de Deportes y Naturaleza que incluye la oficina de turismo.

Descenso de raiers (almadieros) por el Noguera Pallaresa
Descenso de raiers (almadieros) por el Noguera Pallaresa
Capdella en la Vall Fosca
Capdella en la Vall Fosca

Proponemos seguir la ruta por la N-260, pero también existe la opción de tomar la L-503 y adentrarnos en la Vall Fosca y disfrutar del paisaje, los pueblos y los lagos anteriores a la entrada del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, con un espectacular teleférico que en verano sube de Sallente, a 1.770 m, hasta el Estany Gento, a 2.154 m, en 10 minutos.

Esta es una ruta de ida y vuelta por lo que debemos seguir de nuevo por la N-260 que, con un tramo de hermosas curvas y buen asfalto, pasando por el desfiladero de Collegats y Gerri de la Sal, nos lleva hasta Sort.

La capital del Pallars Sobirà nos recibe bañada por el Noguera Pallaresa que aquí tiene un campo de regatas para las competiciones de aguas bravas. Vale la pena pasearse por su casco antiguo de calles estrechas y visitar la torre que sirvió de cárcel para aquellos -mayoritariamente judíos- que huían de la Europa ocupada por los nazis.

En este punto recuperaremos la C-13 que en un tramo de unos 14 km nos llevará ya de pleno por el Pirineo, por carreteras de curvas, estrechas y con magníficas vistas. Nuestra próxima parada será Llavorsí, un pequeño pueblo de poco más de 350 habitantes atravesado por el río Noguera Pallaresa, cuyas actividades de turismo activo como el rafting, el barranquismo y el kayac entre otros, le dan vida. También esta población es conocida por el Concurso de Perros de Pastor que tiene lugar en el mes de agosto.

Adentrándonos en el Pirineo y en los puertos de montaña, tomaremos la carretera local L-504, que en 20 km de ruta plenamente pirenaica nos conducirá hasta Tavascan rodeados por prados y bosques de montaña y cruzando varias poblaciones como Esterri de Cardós, con la interesante iglesia románica de Santa María.

Localidad de Tavascan
Localidad de Tavascan
Lagos de Romedo en la Vall de Cardós
Lagos de Romedo en la Vall de Cardós
Ecomuseo en Esterri d'Àneu
Ecomuseo en Esterri d'Àneu

Tavascan está situado a la derecha del río de Lladorre y a la izquierda del de Tavascan (tramo superior de la Noguera de Cardós), en el interfluvio de los dos ríos. Está en una ladera, superando los mil metros de altitud con excelentes vistas panorámicas. De arquitectura pirenaica, destaca la iglesia de Sant Bartomeu, un precioso puente románico y, muy cerca, una visita curiosa: la central hidroeléctrica subterránea de Tavascan.

Volveremos de nuevo a Llavorsí para continuar por la C-13 y hacer los últimos 20 km hasta Isil. Por el camino, ya en las Valls d'Àneu, encontramos varios núcleos pirenaicos como Esterri d'Àneu, agradable población donde podemos visitar el casco antiguo, el puente románico, la iglesia parroquial o la sede central del Ecomuseo de las Valls d'Àneu, creado para preservar el patrimonio cultural y etnológico de la zona.

Isil es un pueblo pirenaico del término municipal del Alt Àneu. Situado en el curso del Noguera Pallaresa, en ambas riberas del río, el cual, además, forma una especie de isla, donde se encuentran la iglesia de la Inmaculada (gótico tardío), la Casa rectoral o Abadía, y la iglesia de Sant Joan (románica), construida en las afueras. Por la vigilia de San Juan se celebra la bajada nocturna de falles (grandes trocos encendidos que la gente carga en su espalda) en una de las fiestas declaradas Patrimonio de la Humanidad. La situación a 1.163 metros de altitud, hacen de esta población un lugar perfecto para descansar y relajarse de la jornada moturista.

Templo románico de Sant Joan d'Isil
Templo románico de Sant Joan d'Isil
Sant Joan d'Isil junto al Noguera Pallaresa
Sant Joan d'Isil junto al Noguera Pallaresa