SEAT  Ateca TDI 2.0 150 CV 4 Drive
                                                                                               Recorrido por terrenos muy diferentes

SEAT Ateca 2.0 TDI 150 CV 4Drive Start&Stop con acabado Xcellence

Prueba por la Ruta de la Cerdaña, en el Pirineo catalán

POR TONI VELÁZQUEZ, TEXTO Y FOTOS, NOVIEMBRE 2016

Entre las versiones del Ateca, ésta de motor diésel 150 CV, 4x4 y acabado Xcellence es probablemente la más equilibrada. Tiene suficiente potencia, se desenvuelve bien en cualquier terreno y cuenta con un buen equipamiento. Una zona ideal para probarlo a fondo es la comarca de la Cerdanya (ver ruta), con carreteras nacionales, comarcales, locales y zonas fuera de asfalto. El resultado es óptimo; SEAT ha dado en el clavo en un segmento, el de los SUV, clave en las ventas en Europa y un nicho más que disputado hoy en día.

Aunque hay muchas rutas para probar el SEAT Ateca, si tenéis la oportunidad de realizar esta por el Pirineo catalán, disfrutaréis seguro.
Aunque hay muchas rutas para probar el SEAT Ateca, si tenéis la oportunidad de realizar esta por el Pirineo catalán, disfrutaréis seguro.

Arrancamos en Sant Cugat del Vallès; nos esperan unos 350 km de recorrido global para completar la ruta, que nos llevará por todo tipo de vías. Seguimos con la misma sensación que tuvimos en la presentación internacional del coche: es muy fácil encontrar la postura ideal para cada conductor y el salpicadero es muy acertado y sencillo de 'leer', que, hay que recordarlo, está basado en el León.

Dan ganas de iniciar el recorrido hacia la Cerdanya; tomamos la C-16 y afrontamos los 137 km hasta Puigcerdà por autopista, excepto un tramo de carretera; a tener en cuenta que si tomamos este camino, que es claramente el más rápido, pagaremos unos 21 € (según laborable o festivo) de peaje solo de ida.

Cómo se comporta

El acceso al vehículo, como corresponde a los SUV, es sencillo. Iniciamos la marcha, nos sentimos en un habitáculo amplio, la conducción se hace fácil (de momento por autopista), el motor apenas lo oímos y desde luego nos sentimos cómodos. Ponemos el Cruiser, el control de crucero, que como en todos los SEAT es de serie, y a una velocidad que no vamos a decir pero que no es excesiva, los kilómetros van cayendo, así como los peajes.

De momento, la dirección es acertada y precisa y la estabilidad perfecta, porque estos vehículos todocamino, y más si se trata de uno recién estrenado, se comportan casi (no del todo) como auténticos compactos.

Por carretera

Después de un tramo de autovía, llegamos a uno de carretera más o menos rápido pero que empieza a ser de montaña. A partir de Berga y hasta la entrada al Túnel del Cadí, cuando se van abriendo a nuestra vista la sierra del Cadí y los Pirineos, comprobamos que el motor responde perfectamente, tanto en adelantamientos como en zonas de subida más o menos pronunciadas, que hay unas cuantas.

Si en vías rápidas la dirección y la estabilidad son buenas, aquí comprobamos que son incluso mejores de lo esperado, también la suspensión; las curvas las tomamos con tranquilidad, aplomo, y, sobre todo, con seguridad. En el comportamiento general está claro que respira esencia deportiva y no notamos apenas el balanceo, lo cual se agradece en el confort general.

Por carreteras de montaña

Una vez pasado el Túnel del Cadí, el paisaje que se abre es el típico de montaña, en este caso pequeños pueblos con las casas típicas de tejado de pizarra. Si queremos visitar Puigcerdà, haremos un tramo de 20 km por carretera de curvas suaves y amplios espacios. Disfrutamos de la conducción y de la vista con tranquilidad hasta llegar a la capital ceretana.

Después de parar en Puigcerdà (estamos en la frontera francesa a través de Bourg Madame), ahora tenemos la oportunidad de probar la conducción en otro tipo de vía, una carretera nacional, la N260 (el llamado Eix del Pirineu -Eje del Pirineo-), que está en buen estado y en la que podemos ir 'ligeros' y probar a fondo los 150 CV de potencia. Es evidente que con el motor TDI de 190 CV conseguiríamos mejores prestaciones, pero también es verdad que gasta más. El caso es que tenemos más que suficiente a pesar de los 1.565 kilos de peso del coche. Sierra del Cadí a la izquierda y Pirineo a la derecha, y repetimos un paisaje precioso por el que sin que perdamos la atención en ningún momento de la carretera disfrutamos de un trazado apto para los amantes de la conducción.

Vamos de subida

Podemos seguir hasta La Seu d'Urgell, que son unos 50 km y poco más de media hora, y por el camino podremos parar en unos cuantos pueblos muy interesantes, como Bolvir o Saga, pero como que la ruta nos permite dirigirnos a muchos e interesantes caminos hacia la montaña, tanto asfaltados como de tierra, antes de seguir vamos a tomar uno de ellos, hacia Meranges (1549 m, el pueblo más alto de Catalunya). Después de Bolvir y antes de Bellver de Cerdanya, al llegar a la altura de Ger, siempre en dirección a La Seu, encontraremos el cartel que indica el desvío. De paso vale la pena visitar esta población.

En Bolvir encontramos casas típicas ceretanas de buen nivel
En Bolvir encontramos casas típicas ceretanas de buen nivel
Parada en Saga, Iglesia de Santa Eugenia, estilo románico, siglo XII
Parada en Saga, Iglesia de Santa Eugenia, estilo románico, siglo XII

La GIV-4031 es una carretera de montaña asfaltada, (ver google maps) con curvas a veces cerradas, estrecha y en constante subida.

De Ger hasta el lago de Malniu

Desde Ger nos dirigimos a Gréixer, pueblo típico ceretano con calles (también la principal) muy estrechas. Seguimos todavía por asfalto hasta Meranges y después llegamos a Girul (municipio de Meranges), el último pueblecito del recorrido.

En el interior de la población del Ger
En el interior de la población del Ger

Por este tramo de asfalto desde Ger, en pendiente constante y giro tras giro, comprobamos el excelente comportamiento dinámico, la comodidad a pesar de las curvas y además vamos viendo que el motor responde y se adapta desde bajas revoluciones sin problemas; es muy fácil encontrar la marcha adecuada sin forzar, por la elasticidad que ofrece.

Probamos a fondo la tracción 4Drive

Sobre asfalto ya vamos notando la tracción integral 4Drive, que va asociada a la suspensión trasera multibrazo; el diferencial Haldex, electrónico, va haciendo su trabajo cambiando la propulsión delantera o (sobre todo) trasera según las necesidades.

A partir de Gréixer vamos subiendo sin parar
A partir de Gréixer vamos subiendo sin parar

Pronto dejamos el asfalto y nos presentamos en un camino de tierra para llegar al final del trayecto en vehículo a motor, el Refugio de Malniu (2.130 metros), que da acceso a pie al precioso lago. Transitaremos por zonas más sencillas y algunas con piedras sueltas.

En este tramo que iniciamos a partir de Girul , dos consejos muy importantes. Primero, iremos viendo que durante buena parte del año las vacas son dueñas y señoras del camino, por encima de excursionistas, coches, motos o ciclistas, lo que implica paciencia y atención. En segundo lugar, en invierno nos podemos encontrar fácilmente con nieve (hay que informarse); entre el sentido común, la capacidad off-road del vehículo y las indicaciones de las autoridades, tendremos que tomar la decisión de continuar si la nieve cubre el recorrido.

Si todo va bien, al llegar al camino de tierra tenemos un buen tramo para comprobar ahora sí a fondo las condiciones off-road y la tracción 4Drive.

Las vacas no dejan de vigilarnos desde Girul
Las vacas no dejan de vigilarnos desde Girul
Un precioso paisaje acompaña durante todo el recorrido
Un precioso paisaje acompaña durante todo el recorrido
Buen tramo para probar las aptitudes off road del Ateca
Buen tramo para probar las aptitudes off road del Ateca
Refugio de Malniu, a 2130 m
Refugio de Malniu, a 2130 m

Driving Experience

El mando SEAT Drive Profile con botón Driving Experience, que tenemos muy a mano en la consola central, nos permite cambiar las funciones del vehículo de una manera muy sencilla; así, afrontar diferentes situaciones del terreno resulta muy fácil. Además de las funciones ECO, Normal (carretera o vía rápida) y Sport, disponemos de las alternativas Offroad y Snow (nieve) y una configuración Individual. En este caso elegimos como es lógico la opción Offroad, pero en invierno tendremos que echar mano muy probablemente de la opción Nieve.

Este SEAT Ateca cuenta también con control de descenso, tan útil no solo para los menos acostumbrados a pendientes pronunciadas sino para todos los conductores. De todas maneras, aquí no lo vamos a necesitar porque la subida es progresiva, sin sobresaltos, igual que la bajada.

De regreso a la Carretera N260

El Refugio de Malniu es el final del camino transitable en vehículo. Si queremos quedarnos, sea unas horas, un día o más (en el refugio hay de todo), hacer actividades a pie, nos cobrarán una pequeña cantidad por el aparcamiento, pero es que el espacio es pequeño y no conviene acumular vehículos a motor.

Rehacemos el camino hasta la carretera general y, muy cerca, en dirección hacia La Seu, no podemos obviar Bellver de Cerdanya, el último punto de nuestro camino con el SEAT Ateca antes de regresar.

En la Ruta de La Cerdanya  encontraréis muchas posibilidades para completar la comarca de la Cerdanya y visitar La Seu d'Urgell.

Consumo

La marca da un consumo medio oficial para este motor de 5,1 litros a los 100. Todos sabemos que estos consumos 'oficiales' están controlados en determinadas circunstancias y no son del todo reales, pero en un recorrido que ha combinado autopista, carretera nacional y local y un tramo offroad y con cambios de altura, entre ida y vuelta hemos conseguido un promedio de 6 litros, lo que realmente es una cifra excelente, y eso que hemos hecho una conducción sin preocuparnos de batir ningún récord de ahorro de consumo.

Equipamiento

En cuanto al equipamiento, todos los Ateca ya van de serie bien preparados. En el caso de este acabado Xcellence, de serie va bien equipado y quizá solo faltan los airbags laterales traseros para añadir a los 7 totales y que la banqueta de los asientos de atrás no es corredera. Por destacar algunos, cuenta con asistente de salida involuntario de carril, luces cortas/largas automáticas, Asistente de frenada en ciudad y asistente postcolisión, SEAT Drive Profile con botón Driving experience, Control de descenso, ordenador de a bordo, Cruise control y Asistente de arrancada en cuesta (estos dos de serie en todos los SEAT). También hay que destacar que lleva Radio Media System Plus con pantalla táctil de 8" en color con tarjeta SD, dos puertos USB en la consola central/Aux-in/i-Pod connection, ocho altavoces y reconocimiento de voz, cámara de visión trasera y retrovisores exteriores eléctricos, calefactables y plegables.

Y, desde luego, no olvidemos la cámara de 360º, tan útil para aparcar.

Nuestra unidad llevaba el paquete del navegador sencillo, pero es interesante plantearse la opción del paquete Navegación Plus, que incluye entre otras ventajas la conexión WiFi; cuesta 1.450 €. Y lo que sí vale la pena incluir es el ACC, el control de Crucero Adaptativo, que explicamos en la columna.

COCHE RECOMENDADO PARA

Familias que necesitan un vehículo polivalente con el que hacer cualquier ruta en coche sin problema del terreno al que se vayan a enfrentar y que necesitan espacio interior, seguridad y conectividad.

LA OPINIÓN DEL VEHÍCULO

Es un vehículo completamente nuevo, que muestra el gran nivel del Centro de diseño de SEAT en Martorell, donde ha sido pensado y creado. El diseño no es arriesgado, al contrario, es más bien conservador, pero como que el coche en general es muy efectivo, nos olvidamos de ello y disfrutamos de un interior espacioso y cómodo y de un equipamiento de alto nivel. El propulsor y el comportamiento son excelentes.

Control de Crucero Adaptativo (ACC) de SEAT, ¿es de buen nivel?


El ACC lleva años en el mercado, sobre todo en vehículos premium, pero ahora lo empezamos a ver ya en el equipamiento de muchos coches de diferentes niveles. Aunque la unidad probada no incluía este elemento, he tenido la oportunidad de probarlo en otras versiones del Ateca.
Recordemos que el ACC es una evolución del Control de Crucero básico, en el que programamos la velocidad y el coche se dedica a mantenerla, pero tenemos que frenar nosotros para evitar cualquier incidente. En cambio, el ACC, además de sostener la velocidad, calcula y mantiene de manera electrónica (mediante radares y sensores) una distancia de seguridad determinada respecto al vehículo que nos precede. Para recuperar la velocidad, o bien el vehículo que llevamos delante acelera la marcha o cambiamos de carril (a la izquierda en nuestro caso) y nuestro coche recupera la velocidad de manera automática. En el siguiente vídeo, aunque es del León, se muestra el funcionamiento de este sistema

Recordemos que el ACC es una evolución del Control de Crucero básico, en el que programamos la velocidad y el coche se dedica a mantenerla, pero tenemos que frenar nosotros para evitar cualquier incidente. En cambio, el ACC, además de sostener la velocidad, calcula y mantiene de manera electrónica (mediante radares y sensores) una distancia de seguridad determinada respecto al vehículo que nos precede. Para recuperar la velocidad, o bien el vehículo que llevamos delante acelera la marcha o cambiamos de carril (a la izquierda en nuestro caso) y nuestro coche recupera la velocidad de manera automática. En el siguiente vídeo, aunque es del León, se muestra el funcionamiento de este sistema

Es probablemente el primer sistema de este tipo que cuando se presentó dejaba ver lo que podía ser en el futuro la conducción autónoma pero tan lejana en aquellos momentos. Como que he podido probar el ACC desde hace unos cuantos años (el primero fue en un BMW Serie 6 Cabrio, que la verdad me dejó alucinado), he podido comprobar el nivel de este sistema en el Ateca.

Uno de los problemas con los que me he encontrado reiteradamente con la utilización en largos trayectos por autopista o autovía es que al trazar curvas de izquierda, aunque un camión o autobús no vaya por nuestro carril sino por el de la derecha, el radar barre de una manera muy abierta y aunque sigas por tu carril el coche puede frenar de manera inesperada, lo que además de un buen susto puede provocar que, debido a la frenada brusca, el vehículo que llevas detrás tenga un problema o incluso se produzca un impacto por alcance.

Este problema he podido comprobar que está muy bien solucionado en el caso del ACC de SEAT y concretamente del Ateca. Tanto la 'lectura' del radar como la intensidad de la frenada es de nueva generación y eso está muy bien.

Otro problema, pero éste de muy difícil solución ni con los sistemas de última generación, es que como que la distancia de seguridad programada respecto al vehículo que va delante es la aconsejable por la capacidad de frenada respecto a la velocidad que llevas, algunos conductores te adelantan por la derecha, lo que provoca situaciones complicadas.

Y desde luego, aunque el coche está capacitado para utilizar ACC en carretera de doble sentido, es más que desaconsejable

En conclusión, vale la pena optar por este equipamiento, porque además vale solo 187 €.

FICHA TÉCNICA

Motor: Diésel 1.968 cc

Aceleración 0-100 km/h: 9 seg

Consumo medio: 5,1 l/100 km

Emisiones de CO2: 129 gr/km

Normativa de emisiones: Euro VI

Potencia máxima: 150 CV a 3500 rpm

Par máximo: 340 Nm a 1750 rpm

Cambio: manual manual de 6 velocidades

Tracción: 4Drive

Maletero: 485 litros

Largo, 4363 mm; ancho, 1841, alto, 1601

Precio de esta unidad: 33.060 €