FORD FOCUS 2019
                                                                                                                                                                                     Probamos el acabado Titanium 1.0 EcoBoost 125 CV automático

Cambio importante en diseño, tecnología y conectividad

El Ford Focus ha cumplido 20 años, que ya es una edad para un coche, pero a cada generación rejuvenece con más vigor. Ahora nos ha llegado la cuarta, cargada de novedades tecnológicas en seguridad, asistencia a la conducción, conectividad y con un diseño sin duda atractivo. El interior es más cómodo y con mejores materiales; solo el maletero es mejorable, ya que tiene una capacidad inferior a la competencia. Hemos probado el Focus 2019 con acabado Titanium (el más elegante) con el motor gasolina EcoBoost tan conocido y mejorado y cambio automático.

POR TONI VELÁZQUEZ TEXTO Y FOTOS - MARZO 2019

Empezamos por fuera, como casi siempre: ¡qué buena impresión! Da la sensación inmediata de un diseño muy actual, ha perdido la 'redondez', la figura es más alargada, más aerodinámica, con un capó largo y una parte trasera robusta.

Pasajeros más cómodos, más calidad de materiales

Los materiales del interior no solo tienen aspecto de calidad, sino que lo son, con un tacto suave propio de coches de mayor nivel. Ha ganado 5 centímetros de batalla (2700 mm), lo que ha mejorado el espacio para los pasajeros, sobre todo los de atrás que tienen 6 cms más de espacio para los hombros. La luz que entra por el techo panorámico acaba de crear una percepción de espacio.

Los pasajeros no van solamente más amplios, además en marcha van más cómodos, gracias al nuevo sistema de suspensión trasera que es de control continuo y cada 2 milisegundos monitoriza tanto la suspensión como la carrocería, la dirección y la frenada y también detecta baches. El 'piloto' también lo nota porque la conducción es más suave. Además, el conductor/a tiene la posibilidad de elegir entre los tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport.

Si hay que encontrar una pega, el nuevo Focus en versión berlina, que es la que probamos, tiene una capacidad de 375 litros.

Tecnología y ayudas a la conducción

Quién iba a decir hace solo unos años que un compacto de una marca generalista contaría con tantas ayudas a la conducción. Llevamos ACC (Control de Crucero Adaptativo), que mantiene automáticamente la velocidad elegida, pero a la vez mantiene la distancia con respecto al coche precedente; también contamos con asistente de mantenimiento de carril. Con estos dos sistemas, vamos con conducción semiautónoma, y la verdad es que por probarlo (aunque no hay que hacerlo) en una zona completamente segura soltamos un momento el volante y tenemos la sensación de conducción autónoma, aunque manteniéndonos en un solo carril, claro, pero enseguida el coche te riñe (con razón) con un mensaje de "Mantener las manos en el volante".

Otra ayuda a la conducción es el Asistente de colisión frontal con frenado automático de emergencia, que va de serie, y de serie incluye detector de peatones y ciclistas, frenada de emergencia autónoma y sistema de pre y postcolisión.

Pantalla Head-up (HUD)

Evitar distracciones es fundamental, por eso además de los sistemas de ayuda a la conducción es de agradecer la pantalla HUD, que, ya sabéis, refleja la información más importante para el conductor/a en una pantalla, sea en el parabrisas o en una pantalla a tal efecto, como es este caso. La unidad de pruebas que llevamos cuenta con HUD, que cuesta 400 euros, y por cierto es el primer Ford en Europa en disponer de este display.

Imagen HUD de Ford España
Imagen HUD de Ford España

Conectividad

La pantalla central es táctil y de 8 pulgadas y está un poco elevada para que el conductor/a se despiste lo menos posible. En la pantalla disponemos de navegador, que va de serie, Bluetooth evidentemente, AppLink con conectividad Apple CarPlay y Android Auto y control por voz. Pero si queremos cargador inalámbrico de smartphone pagaremos 150 €.

Motor y cambio automático

Ya son conocidas las virtudes del motor EcoBoost de gasolina de Ford, un gran acierto por eficiencia, consumo y emisiones, y va mejorando en cada revisión, como la que nos ocupa. La potencia del propulsor que llevamos es de 125 CV y se trata de un tricilíndrico, que cada vez vemos más en el mercado por las prestaciones que da y que ya no es el de sonido 'retro', y éste además tiene desconexión de cilindros.

No es un deportivo, acelera de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos, pero el resultado en recorridos tanto urbanos como interurbanos nos deja satisfechos en general y, por ejemplo, recupera bien incluso en marchas altas.

Hablando de marchas (velocidades), probamos por primera vez el nuevo cambio automático, que no es de palanca sino de rueda, como los que hemos visto desde hace un tiempo en el Grupo Jaguar-Land Rover. Tiene 8 marchas, lo que ayuda a ahorrar combustible y ajustar emisiones.

En este sentido, el consumo combinado según la marca es de 5,6 litros a los 100 km (a nosotros nos dio un poco más de con unas emisiones de CO2 de 126 gr/km, por lo que no nos ahorramos el Impuesto del Impuesto de Matriculación.

El cambio automático es cómodo y en los recorridos que hemos realizado le damos una buena nota. También podemos pasar a modo manual para sentirnos más 'dueños' de la potencia, que conseguimos desde bajas revoluciones.

Como consecuencia de la nueva plataforma y de la tecnología en general del coche el resultado de conducción es dinámico y seguro, con la ayuda del sistema de la suspensión monitorizada

FICHA TÉCNICA

Motor: Gasolina 999 cc

Aceleración 0-100 km/h: 11,1 segundos

Consumo medio oficial: 5,6 l/100 km

Emisiones de CO2: 126 gr/km

Normativa de emisiones: Euro 6

Potencia máxima: 125 CV (92 kW)

Par máximo: 170 Nm a 1.400-4.500 rpm

Cambio: automático de 8 velocidades

Tracción: Delantera

Maletero: 375 litros/1.354 con una fila de asientos

Dimensiones (en mm): Largo, 4.378, ancho, 1.825; alto, 1.452; batalla, 2.700

Precio: desde 22.000 €