Clase X, el primer pickup de Mercedes
Con cabina doble

Entre el ocio y el trabajo

POR TONI VELÁZQUEZ, IMÁGENES MERCEDES Y T. VELÁZQUEZ

Mercedes tomó la decisión de adentrare en un segmento diferente, el de los pick-up, aunque sin olvidar la esencia de la marca, es decir, un determinado nivel de calidad y acabados.

La nueva Clase X se fabrica en la planta de Nissan en Barcelona para buena parte del mundo y comparte muchos componentes con el Navara. Pero tiene características del diseño puramente Mercedes, sobre todo heredada de los SUV de la marca; destaca la gran estrella en el centro del frontal y una parrilla del radiador con dos lamas, un capó bastante alto y faros que entran en los guardabarros. Es solo de doble cabina y caben perfectamente 5 personas.

En el interior, aunque no deja de ser un pickup, tiene toques de calidad según el equipamiento como el cuero o el aluminio. Tiene tres tipos de elementos de adorno en el puesto de conducción y seis tapizados diferentes para los asientos, incluyendo el cuero. Cuenta con volante multifunción y una pantalla de 7 pulgadas, que opcionalmente puede ser de 8.

Tres tipos de clientes

Está pensado para dar cabida a tres tipos de clientes. Mercedes lo divide por versiones: la básica, denominada Pure, con un concepto "clásico y robusto", la Progressive, con mayor confort, y la versión Power, pensada para los más urbanitas pero que quieren tener una caja detrás de la cabina con espacio para bicicletas, tablas de surf o cualquier otro objeto de esas dimensiones. Y puede cargar hasta 1.042 kg.

Aunque evidentemente no es un turismo, la conducción, si no miras atrás, te puede recordar a la de algunos turismos o SUV; ayudan el ancho de vía, la "armonización" entre la suspensión y los amortiguadores y a los muelles helicoidales y 4 discos de freno ventilados.

Bien en conducción offroad

Eso hablando de conducción en asfalto, pero el Mercedes X tiene aptitudes offroad notables, con todos los elementos necesarios para adentrarse en zonas complicadas, gracias a la tracción integral 4MATIC con desmultiplicación "Low Range" y bloqueo del diferencial opcional en el eje trasero, además de control de descenso. Si actuamos sobre el mando podemos acoplar y desacoplar la tracción a las ruedas delanteras, según necesitemos. En 2018 estará disponible también con tracción integral permanente.

Las cotas de todoterreno son muy buenas. Por ejemplo, la altura al suelo es de 221 mm y la de vadeo de 600 mm, el ángulo de ataque es de 31º y la inclinación lateral de 49º.

En el encuentro anual con la marca de la estrella, tuvimos la oportunidad de probar esas aptitudes fuera del asfalto con un resultado muy interesante.

Motores, equipamiento y precio

Los motores que se han presentado con el nuevo vehículo son dos diésel, para el 220 d de 163 CV y el 250 d, de 190 CV. Ambos están disponibles con tracción trasera y con tracción integral acoplable, con dirección a la izquierda y con dirección a la derecha.

A partir de la segunda mitad de 2018 se incorporará un nuevo motor, también diésel, de 258 CV.

El equipamiento de seguridad está a nivel de la marca, incluye entre otros elementos como el asistente de frenada activo, el detector de cambio de carril y el asistente para señales de tráfico.

Es, según afirman, el primer pickup con conexión a red inteligente, mediante el smartphone.

El precio parte de 37.133 euros.