VOLKSWAGEN TOUAREG 2018
                                                                             El nivel tecnológico no para de subir

Nuevo diseño, auténtico dinamismo de marcha y valores todoterreno

El nivel tecnológico de una marca se actualiza casi siempre por la parte más alta de gama y después se va aplicando paulatinamente al resto de manera más o menos rápida. Para Volkswagen, el Touareg es su máximo exponente, y con la nueva generación podemos ver los avances del fabricante en seguridad o conectividad. Pero el Touareg de tercera generación es también más cómodo y dinámico, el maletero aumenta hasta los 810 litros y la actualización de diseño es acertada.

POR TONI VELÁZQUEZ, FOTOS Y VÍDEOS VOLKSWAGEN ESPAÑA - SEPTIEMBRE 2018

Uno de los cambios destacados del nuevo Touareg es la plataforma modular longitudinal (MLB), lo que permite montar los motores y las cajas de cambio de manera también longitudinal. Una de las consecuencias, conjuntamente con los nuevos materiales (48% de aluminio y 52% de aceros de alta tecnología) es la disminución de peso, que a pesar de incluir más tecnologías se ha reducido en 106 kg respecto a la anterior generación. Otra consecuencia es el cambio de medidas del coche, más largo, más ancho y más bajo, concretamente: longitud 4.878 mm (+77 mm), anchura 1.984 mm (+44 mm) y altura 1.702 mm (-7 mm), y también como resultado mayor espacio interior y un maletero enorme, que ha crecido de los 697 litros a los 810 (1.800 con los asientos abatidos).

El diseño exterior no es una revolución, pero es más agradable y menos "duro" que los Touareg anteriores, más cercano a un SUV moderno y menos todoterreno, aunque no pierde el instinto fuera del asfalto, al contrario.

La personalización del coche, imprescindible hoy en día, permite elegir entre diferentes paquetes de diseño: Elegance, Atmosphere, R-Line y Black Style, que, junto con las opciones de color exterior, diferentes modelos de llanta y las 30 opciones de configuración de iluminación ambiental (si es que sabemos elegir entre tantas posibilidades) nos dan un resultado de enormes posibilidades para no parecernos a nuestro vecino que (quizá) también tiene un Touareg.

Nos ponemos al volante

Siempre es un momento especial sentarnos al volante, sobre todo en un coche de esta categoría, para encontrarnos con un mundo interior del que esperamos mucho. No nos decepciona, al contrario, porque, para empezar, lo que Volkswagen denomina "Innovision Cockpit", que va de serie en el acabado R-Line (el superior), integra el Digital Cockpit con pantalla de 12 pulgadas y la pantalla táctil de 15 con sistema de navegación 'Discover Premium', que para que nos entendamos Volkswagen define como "dos pantallas que se funden en una nueva unidad digital de información, comunicación y entretenimiento."

Desde el acabado básico, el Pure, incluye la tecnología App-Connect y el sistema de navegación 'Discover Pro', con una pantalla táctil de 9,2 pulgadas y control gestual.

Pero para no abrumarnos con estas enormes pantallas, cuenta con Head-Up display (HUD), que es lo que vemos proyectado en el parabrisas con la información imprescindible y, a la vez, a mantenernos atentos a los datos que acuden en nuestra ayuda sin perder de vista la carretera, que de eso se trata.

Los asientos son muy cómodos y espaciosos gracias a un habitáculo amplio (qué menos de un vehículo así), y los asientos delanteros son calefactados (más habitual hoy en día) y ventilados (qué gusto en verano), además de la función de masaje (excelente para un viaje largo) con 8 programas.

Mayor calidad dinámica

Los pasajeros también se sienten cómodos con el coche en marcha gracias a un elemento de seguridad, el eje trasero direccional o el tren de rodaje con control antibalanceo mediante barras estabilizadoras electromecánicas. Los nuevos sistemas del chasis, la compensación activa del balanceo, la dirección a las cuatro ruedas, así como la suspensión neumática (sistemas opcionales según el acabado) trabajan para que la conducción y el comportamiento sean más el de una berlina que el de un SUV. Y de hecho así se aprecia en la conducción una vez estamos en marcha.

En concreto, por lo que se refiere a la renovada suspensión neumática (ver más abajo información todoterreno), a 120 km/h o más (ojo con los límites de velocidad), baja automáticamente el tren de rodaje en 15 a 25 mm para reducir la resistencia aerodinámica y adaptar el comportamiento de conducción. Y si tenemos que cargar el coche más de lo habitual, cuenta con un 'nivel de carga' 40 mm más bajo que facilita la carga y descarga del maletero.

Asistente de visión nocturna y asistente de cruces

Entre las diferentes ayudas a la conducción (algunas en opción) del nuevo Touareg encontramos algunos ya conocidas como el Mantenimiento de carril o la Frenada de emergencia anticolisones múltiples, la Conducción en atascos o Aparcamiento automático, incluso la conducción en atascos, pero lo que no vemos a menudo y que el Touareg incluye es el Asistente para cruces o el Asistente de visión nocturna (mira el vídeo) al que se unen los nuevos faros delanteros LED Matrix.

Recientemente EuroNCAP ha hecho públicos los resultados de las pruebas de impacto con el VW Touareg. Como era de esperar, el resultado es de 5*, el máximo, aunque en impacto con peatones da un 72%, lo que podría ser mejorable, pero es habitual en este tipo de vehículos; en protección a ocupantes adultos alcanza el 89% y el de niños el 86%.

Motores diésel, cambio, acabados y precios

A pesar de la 'tempestad' antidiésel que hemos vivido en los últimos meses, Volkswagen apuesta por los motores a gasóleo, muy eficientes en este tipo de coches. De momento el Touareg se ofrece con dos motorizaciones diésel, de 231 y 286 CV (que es el que pudimos probar en la presentación y que da como resultado potencia suficiente siempre que la necesitamos), con un consumo oficial de 6,6 litros a los 100 km y unas emisiones de 176 gr/km (173 en el motor de 231 CV) y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos (7,5 en el caso del 231 CV), una cifra sin duda muy interesante para este SUV de 4.878 mm de longitud.

Estos son de momento los dos propulsores que están a la venta, pero en el primer trimestre de 2019 llegará un gasolina de 340 CV y un diésel de 421 CV.

Hay tres acabados: Pure, Premium y el superior R-Line. Con el motor de 231 CV se puede elegir entre el acabado Pure (64.725 €) y Premium (68.925 €) y el de 286 CV en Premium (74.485 €) y R-Line (81.135 €). Después, opcionalmente, se pueden elegir diferentes paquetes de confort, conectividad, acabado exterior o seguridad.

Lo que sí que es igual para todos los acabados es el magnífico cambio automático Triptronic de 8 velocidades.

Touareg en todoterreno

El Touareg cuenta en todos los casos con tracción 4x4, pero si tenemos pensado entrar en zonas complicadas, es más que aconsejable hacernos con el Paquete Off-road, que cuesta alrededor de 700 € según el caso. Este paquete permite elegir entre Off-Road Auto, Sand (arena), Gravel (grava) y Expert. Incluye también un depósito de combustible ampliado a 90 litros y el depósito de AdBlue hasta 24 litros, además de dos ganchos para remolque de emergencia y protecciones de los bajos (radiador, batería, depósito combustible o contra impactos de piedras).

La suspensión neumática, que encontramos en nivel Normal o Confort y que notamos agradablemente como decíamos en marcha por carretera o autopista, en todoterreno tiene un papel importante porque aumenta la distancia al suelo en 25 mm e incluso en "Nivel especial" llega a subir 70 mm más y hace ganar grados en las cotas todoterreno:

Ángulo de entrada, 25 grados (31 con suspensión neumática)

Ángulo de salida, 25 grados (31 con suspensión neumática)

Ángulo ventral, 18,5 grados (25 con suspensión neumática)

Altura libre, 215 mm

Profundidad de vadeo, 490 mm (570 con suspensión neumática)

En conjunto, el Volkswagen Touareg de 2018 responde perfectamente a las expectativas, aunque no es, obviamente, para todos los bolsillos, pero para quien se lo pueda permitir, muy recomendable.