Cerdeña
La isla de las cien caras

Un destino para cualquier época del año

La segunda isla más grande del Mediterráneo presenta todas las caras imaginables, como si de un pequeño continente se tratara. Histórica, con culturas que arrancan en el neolítico pasando por fenicios, cartagineses, romanos y catalano-aragoneses, y turística con una de las urbanizaciones de lujo más prestigiosas del Mare Nostrum.

Tan diversa, tan próxima y tan desconocida, Cerdeña ofrece todos los aspectos imaginables como destino turístico. La cultura milenaria de sus antiguos pobladores, la huella histórica de los pueblos que la conquistaron y el mar color esmeralda que da nombre a una de las costas más afamadas como destino turístico del Mediterráneo. Administrativamente italiana pero independiente de corazón, todos estos aspectos son visibles con un simple recorrido por el contorno de la isla. El interior guarda uno de sus secretos más preciados; cadenas montañosas que en sus puntos más elevados superan los 1.800 metros, donde un mundo rural que lucha para no extinguirse, busca en el senderismo nuevas fórmulas para atraer turismo.

En la localidad sureña de Barumini, por ejemplo, se encuentra una aldea prehistórica fundada por la primera civilización nativa de Cerdeña, los nuraghi. De hecho, la UNESCO declaró el poblado Patrimonio de la Humanidad en 1997, tras considerar que se trata del vestigio mejor conservado de una cultura que, según los historiadores, solamente vivió en la isla.

Una isla, dos capitales

Si llegamos en avión a Cerdeña iremos a parar a Cagliari o Alguer dos ciudades diametralmente opuestas, tanto por su situación geográfica como por su idiosincrasia. Cagliari en el sur, es la capital de la isla. Italiana por los cuatro costados, el casco antiguo conserva fortalezas y palacios levantados durante la ocupación española, así como la catedral de Santa María donde se encuentran los restos del monarca Martin II de Aragón. Junto a ella, el Palacio Viceregio fue la antigua morada de los virreyes españoles y piamonteses, mientras que, en el lado opuesto, la Torre del Elefante defiende el sector occidental.

Justo salir por la puerta norte, en la plaza Arsenal, el edificio que se había utilizado para guardar todo el arsenal militar se ha convertido en un complejo que alberga los museos más importantes de la ciudad. Entre ellos, el Museo Arqueológico guarda todo el material de la cultura nuragica, anterior a la llegada de los fenicios, además de todo lo que corresponde a romanos y bizantinos. En la Pinacoteca Nacional podemos ver pinturas de los siglos XV al XVIII, entre ellas una colección de retablos catalanes y sardos de los ss XV-XVI.

Alghero/Alguer conserva un aire más mediterráneo donde sigue presente la huella dejada por la presencia catalano-aragonesa hace más de medio milenio. Todas las calles de la ciudad miran hacia el fotogénico puerto. Alguer aún conserva buena parte de las murallas que la protegían por mar creando una bonita imagen. El casco antiguo se aglutina en un promontorio rocoso que protege el puerto de forma natural. La muralla con sus torres defensivas forma un agradable paseo muy transitado, bautizado con el nombre de grandes marinos. Cercana al paseo, la plaza Sulis constituye uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, mientras que la plaza Civica, rodeada de bellos edificios, guarda la elegancia de otras épocas, con el Palacio d'Albis donde se hospedó Carlos V. Cercana a ella se encuentra la catedral dedicada a Santa Maria, con una amalgama de estilos arquitectónicos en el interior. Desde lo alto del campanario gótico se contempla una buena panorámica de la ciudad. A partir de este punto, lo mejor es recorrer las calles del casco antiguo empezando por la Via Principe Umberto con numerosos palacios y edificios nobles. Cuando lleguemos a la plaza Vittorio Emanuele debemos dirigirnos hacia la iglesia de San Francesco, sin lugar a dudas el monumento más importante de la ciudad debido a su campanario gótico de forma hexagonal con la cúpula cubierta de azulejos de colores y al interesante claustro.

La gruta de Neptuno y el cabo Falcone

Al norte de Alguer, superada la mole del cabo Caccia, una enorme gruta engulle a diario barcas cargadas de visitantes. Es una de las excursiones obligadas desde el puerto de Alguer o desde cualquier otro embarcadero que se encuentra repartido por este tramo de costa. También se puede llegar por carretera y bajar los innumerables escalones que conducen hasta la entrada de la gruta al nivel del mar. En el interior asistiremos a un paisaje de estalagtitas y estalagmitas muy bien iluminadas con la única contrariedad del hormigueo y el devenir de los grupos que se suceden en la visita.

Gruta de Neptuno con la gente accediendo a ella en barco y por la escalinata

En el extremo noroccidental de la isla, una península coronada por el cabo Falcone y la isla de Asinara, esconde un rosario de playas de fina arena entre rocas. Para llegar a este idílico paisaje pasaremos antes por Stintino, antiguo pueblo de pescadores convertido actualmente en destino turístico. Las antiguas torres de defensa de factura española en el extremo de la península, aún guardan estos parajes preservados ahora como Parque Nacional de Asinara.

Puerto Torres y Sassari

Puerto Torres es el principal puerto del norte de la isla y se encuentra en el golfo dell'Asinara. Fue colonia romana durante un largo periodo y actualmente es el puerto comercial de Sassari, la capital de la provincia.

El puerto está pegado a la ciudad y defendido por la Torre de los Aragoneses. El interés monumental de Porto Torres se centra en el templo de San Gavino, una de las iglesias de estilo románico más importantes de Cerdeña que fue levantada a principios del siglo XII.

Hasta Sassari hay 18 km desde Porto Torres. Es la segunda ciudad en número de habitantes de la isla y aunque presenta un gran desarrollo industrial conserva un casco antiguo digno de visitar. Se extiende a lo largo del Corso Vittorio Emanuele II que va desde la estación de tren hasta la Porta Castello, colindante con la plaza Italia. A ambos lados de esta arteria principal descubriremos fachadas góticas y renacentistas con influencias aragonesas y del período saboyano.

A la derecha, siguiendo el sentido ascendente, tenemos la plaza del Duomo donde medio escondida se levanta la catedral dedicada a san Nicolás. De origen románico -conserva el campanario- con las sucesivas ampliaciones se le fueron añadiendo estilos que terminaron desvirtuando el románico original. Alrededor del Duomo se desarrolla la parte más antigua de la ciudad con un sinfín de callejuelas que vale la pena recorrer a pie.

De todas maneras, el mejor monumento de Sassari se encuentra fuera de la ciudad. Se trata de la basílica de la Santissima Trinità di Saccargia que se encuentra 13 km al sureste de Sassari por la S 131. Construida en el siglo XI constituye un bello ejemplo del románico sardo. Se distingue por sus franjas de caliza blanca y traquita negra en fachada, siendo el pórtico es el elemento más singular por las figuras de animales que decoran los capiteles. El campanario tiene 41 metros de altura y el interior del templo, aunque simple es de una belleza increíble y guarda un bello mural decorando el ábside.

El nombre de Sacarggia parece derivar del sardo "vaca arza", relacionado con la vaca que según la leyenda bajaba todos los días al lugar donde se haya la iglesia para ser ordeñada por los monjes.

Costa Esmeralda

Si decidimos hacer el trayecto que separa Algerho con la Costa Esmeralda bordeando la costa norte, parada obligada es el pueblo de Castelsardo, donde encaramado encima de una lengua volcánica destaca la fortaleza por encima de la población dominando el litoral marítimo.

El extremo nororiental de la isla, entre los golfos de Aranci y Arzachena, unos 30 km de costa se han convertido en el reclamo turístico más caro del Mediterráneo. Fue en el año 1962 cuando un grupo de inversores liderado por el príncipe Aga Khan, decidió convertir este territorio inhóspito pero bello en un destino de lujo. Urbanizaciones de alto standing bajo riguroso control arquitectónico se extienden por los alrededores de Porto Cervo, lugar donde es fácil ver anclados yates de multimillonarios y famosos.

La Barbagia

Un recorrido por la costa oriental, además de algunas playas de bella factura como las calas Liberotto, Gonone, Luna y la Marina de Orosei, nos permitirá adentrarnos en el interior de la isla para descubrir la otra cara del país sardo. Pueblos como Nuoro, Mamoiada, Ulassai y Orgósolo guardan el verdadero carácter de estas gentes que, entre escarpadas montañas, aún sobreviven del pastoreo y del cultivo de secano. Aquí es fácil encontrar las torres de defensa de los nuraghi, civilización que extendió su presencia en la isla entre los siglos XVI y VI a.C. Entre Oliena y Dorgali, un camino después de unas cuatro horas de marcha, nos llevará hasta los restos del antiguo poblado de Tiscali que ocupó una gran cavidad en la roca.

También resulta fácil tropezarse con algún mural pintado en la roca o en las fachadas de los pueblos, en los cuales se denuncia alguna injusticia social o describen alguna costumbre local. Los pueblos de Orgósolo y San Sperate son una clara muestra de este arte.

                                                    GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar. El territorio sardo dispone de tres aeropuertos -Aeropuerto de Cagliari-Elmas, Aeropuerto de Olbia-Costa Smeralda y Aeropuerto de Alghero-Fertilia- y cuatro puertos marítimos.
En el caso de las principales instalaciones aeroportuarias españolas, como son el aeropuerto de El Prat (Barcelona) y el aeropuerto de Barajas (Madrid), se ofrecen vuelos directos semanales hacia Cagliari, la capital de la isla, así como hacia Olbia, al norte, o a Alghero. Otras capitales destacadas, como son Sevilla y Valencia, también disponen de vuelos directos a Cagliari, con una duración aproximada de dos horas de trayecto.

Como moverse. La mejor forma de moverse por el interior de la isla es alquilando un coche. Para los que dispongan de tiempo, el Trenino Verde es un ferrocarril de vía estrecha que une Mandas en el interior con el pueblecito de Arbatax en la costa oriental. Son casi 159 km de recorrido por paisajes de gran belleza pero con el inconveniente que no se puede ir y volver en el mismo día. También se puede ir de Mandas a Sorgono, al pie del macizo del Gennargentu. (www.treninoverde.com).

Dónde comer y compras

En el centro de la ciudad de Sassari hay diversos restaurantes donde sirven el popular fainè, versión local de la farinata genovesa (masa de garbanzos frita con cebolla, salchichas y otros ingredientes)

L'Antica Hostaria. Recetas tradicionales en este popular restaurante cercano a la plaza de Italia. Via Cavour, 57. www.anticahostaria.it

En Alghero, las Vias Roma, Carlo Alberto y Principe Umberto son las calles donde hay una mayor oferta comercial. Productos gastronómicos como el turrón sardo, los vinos y los panes carasau son de lo más típico y en cuanto a la orfebrería las joyas con coral.

Al Tuguri. Via Maiorca, 113.Alguer. Tel. +39 079 976772. Comida tradicional en un restaurante que ocupa las dependencias de un edificio del siglo XV. www.altuguri.it

Maristella. Via Kennedy, 9. Alguer. Tel. +39 079 978172. Comida típica en una antigua trattoria.

Lillicu. Via Sardegna, 78. Cagliari. Tel. +39 070 652970. Trattoria auténtica donde encontrar buen pescado.

Il Pavone. Ingredientes locales, buenos platos de pescado y agradable terraza. Plaza Sulis, 3. www.ilpavoneristorante.com

En Cagliari, la Via Manno es actualmente la arteria comercial más animada, mientras que artesanos y anticuarios se encuentran en la Via La Marmora, en el barrio Castello.

Trattoria de Lillicu. En el histórico barrio de la Marina restaurante que conserva todo el sabor de antaño con platos de la cocina local. Via Sardegna, 78. www.trattoria.cagliari.it

Saint Remy. Cerca del bastión de Saint Remy cocina internacional y platos locales con preferencia de pescados y mejillones. Via San Salvatore da Horta, 7. www.stremy.it/restaurant/

Sotto la Torre. En pleno barrio Castello, un palacete del siglo XVII se ha reconvertido en el lugar ideal para tomar un café, un cóctel o una buena grappa. Plaza San Giuseppe, 2

Dónde dormir. En las zonas turísticas hay gran variedad de alojamientos y por el interior vale la pena tener en cuenta la oferta de turismo rural.

Más información:

www.italia.it/es/descubre-italia/cerdena.html

Cerdeña: www.sardegnaturismo.it/es

Alguer: www.ciutatdelalguer.it/comune_alghero.htm

Alghero: www.comune.alghero.ss.it.

Sassari: www.comune.sassari.it

Cagliari: www.italia.it/es/descubre-italia/cerdena/cagliari.html

Texto: Jordi Bastart. Imágenes: Jordi Bastart y Turismo de Cerdeña