AUDI Q5 SPORTBACK

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           El Q5 ya tiene su carrocería coupé

Tras más de 55.000 Q5 vendidos en España, la carrocería Sportback despierta gran interés entre los compradores

Las carrocerías coupé como ya hemos ido diciendo en esta web ganan adeptos. Pero es que esas carrocerías están siendo todavía más populares entre los SUV. Audi lo tiene claro, y va aplicando ese diseño de estilo deportivo en sus todocamino, los Q. Ahora le ha tocado el turno al Q5, uno de los coches más destacados de la marca. El Q5 Sportback ya está en los concesionarios y ha suscitado un gran interés entre los compradores. 

POR TONI VELÁZQUEZ, IMÁGENES AUDI. MAYO 2021

Hace solo unos meses la marca de los cuatro aros presentaba su primer SUV coupé, el Q3 Sportback (ver novedad) después vino el SUV eléctrico e-tron Sportback (ver novedad) y ahora el Q5 Sportback, que llega cargado de tecnología y una amplia gama de motores: diésel, gasolina, microhíbridos e híbridos enchufables.

Diseño exterior

Estos coupés cuidan especialmente el diseño exterior, que coinciden en todos los casos con un techo que baja claramente en su parte trasera. Delante, nos fijamos en la ya típica parrilla octogonal Singleframe, que está flanqueada por dos grandes entradas de aire. También delante observamos las luces LED, que van de serie, con la opción de faros Matrix LED. Los faldones laterales de las puertas ayudan a una imagen de robustez y, junto a los pasos de rueda, ofrecen una imagen Quattro del vehículo.

Detrás, esa caída del techo y a la vez de la luneta, junto con el paragolpes trasero, le otorgan una apariencia dinámica.

Presenta el Q5 Sportback dos líneas de diseño exterior, Advanced y S line, que se diferencian sobre todo por el paragolpes trasero.

Respecto a la carrocería Q5 normal, el Sportback es 7 mm más largo y 2 mm más bajo, lo que evidentemente ayuda a ese aspecto más deportivo.

Entramos en el coche

El Q5 es un coche con una buena habitabilidad, gracias en buena parte a la distancia entre ejes de 2,82 metros. El acabado S line tiene un aspecto más deportivo, que incluye la tapicería en piel Nappa fina.

Destaca la configuración flexible del espacio, gracias a la banqueta trasera plus, que permite moverla longitudinalmente y ganar un poco de maletero si conviene (hasta 65 litros) o mejorar el espacio para las piernas. Hablando del maletero, tiene una buena capacidad, de 510 litros, que alcanza los 1.480; capacidad que en el caso de los TFSI son 455 litros y 1.365 litros, respectivamente.

El portón trasero es de accionamiento eléctrico de serie, y opcionalmente, junto con la llave confort, se puede abrir con un gesto del pie.

Conectividad y pantallas

El Sportback cuenta con la misma tecnología de conectividad que el Q5 actualizado, con la tercera generación de la Plataforma Modular de Infotainment (MIB 3).

En las versiones altas se incluye de serie la instrumentación Audi virtual cockpit plus con pantalla de 31,2 cm (12,3 pulgadas) y el head-up display (la información proyectada sobre el parabrisas). El MMI Navegación plus incluye un display táctil de 25,5 cm (10,1 pulgadas), con pantalla de inicio personalizable.

Incluye también un display táctil de 25,5 cm (10,1 pulgadas), con pantalla de inicio personalizable.

Y con el control por voz con reconocimiento de lenguaje natural, utiliza los datos almacenados en la nube y algunos servicios online de Audi connect utilizan la inteligencia de la flota conectada de Audi para funciones que incluyen alertas de peligro.

Conducción off-road

El Q5 Sportback cuenta con suspensión deportiva de serie. Opcionalmente se puede elegir la suspensión con control de amortiguación "damper control", o la versátil y cómoda suspensión neumática adaptativa.

La suspensión neumática es ideal cuando elegimos la opción off-road, porque tiene un rango de 60 mm, con una distancia al suelo que puede aumentar hasta en 45 mm en pistas o caminos. Para mayor comodidad en autovía o autopista, a velocidades altas, la carrocería desciende automáticamente 15 mm para mejorar la eficiencia y la estabilidad, al reducir la resistencia aerodinámica y bajar el centro de gravedad.

Y también la suspensión neumática ayuda a cargar de manera más cómoda el maletero, ya que se puede rebajar hasta en 55 mm.

Motores y acabados

El que quiera cambio manual no puede elegirlo en ninguno de los acabados y motorizaciones, pero ni falta que hace, porque además de que la conducción con el cambio S tronic es magnífica, las levas permiten cambiar de marchas sin problemas.

Desde su comercialización, el Q5 Sportback está disponible con dos motores TDI y un TFSI, con potencias que van desde los 120 kW (163 CV) hasta los 195 kW (265 CV), que cumplen en todos los casos con la Normativa Euro 6d ISC-FCM AP, particularmente exigente con el NOx, las emisiones de óxido de nitrógeno. Y no faltan las versiones microhíbridas, que obtienen la Etiqueta ECO.

En el caso del 35 TDI, el motor 2.0 turbodiésel ofrece 163 CV, un par máximo de 370 Nm y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9 segundos. Este motor, que pudimos probar en la presentación, además de funcionar a la perfección como diésel del grupo Volkswagen, tiene un consumo de 5,7 a los 6,1 litros a los 100 km. En nuestro caso fue de hasta 7, pero en una prueba de conducción de este estilo siempre haces pruebas que no harías en la conducción diaria. El cambio es automático S tronic de 7 velocidades, del que no hace falta explicar muchas cosas porque es una garantía.

Con el 40 TDI quattro, también 2.0 TDI, entrega una potencia de 150 kW (204 CV) y un par máximo de 400 Nm, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos. Cuenta de serie con tecnología ultra. El consumo combinado es de 6,4-6,9 l/100 km, que alcanzaremos con una conducción suave. En condiciones normales, todo el par se dirige al eje delantero; cuando es necesario se activa la tracción a las cuatro ruedas mediante dos embragues que conectan de forma inmediata el eje trasero, lo cual en muchas situaciones sucede incluso de forma predictiva.

Respecto al gasolina, el 2.0 TFSI, el 45 TFSI quattro acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos. Ofrece una potencia de 195 kW (265 CV) y 370 Nm de par entre 1.600 y 4.500 rpm. El consumo en ciclo combinado es de entre 8,4 y 9,1 l/100 km.

Pero la más deportiva es la SQ5 Sportback TDI, la versión tope de gama, con el motor 3.0 V6 TDI de 251 kW (341) CV y un impresionante par de 700 Nm.

Versiones híbridas enchufables

Por lo que se refiere a los híbridos enchufables, consiguen la preciada Etiqueta 0 de la DGT gracias a una autonomía solo en eléctrico de 62 km. Ofrece dos versiones con tecnología híbrida enchufable TFSIe en la gama Q5 Sportback: el 50 TFSIe, con 220 kW (229 CV); y la más deportiva, el 55 TFSIe, con 270 kW (367 CV). 

Precios y acabados

El Audi Q5 Sportback permite elegir entre los acabados Advanced (el básico, pero con un equipamiento interesante), S line y Black Line.

Ya está a la venta desde 55.810 € el 35 TDI, el 40 TDI cuesta 60.300 € y el 45 TFSI ultra desde 67.500 euros. Esto supone una diferencia de alrededor de 3.000 euros respecto al Audi Q5 convencional, a igualdad de motor y acabado.

En el caso de las versiones híbridas enchufables, el 50 TFSIe arranca en los 66.810 euros. El motor más potente se reserva para los dos acabados más deportivos, S line y Black line. El Q5 Sportback 55 TFSIe está disponible desde 73.210 euros.

Y el más potente de todos, SQ5 TDI cuesta 83.330 euros.