CAMINO SORIA
Patrimonio monumental, parques naturales, buena gastronomía y vinos  de la D.O Ribera de Duero: Soria lo tiene todo

Románico y espacios naturales

Soria, muchas veces olvidada, ofrece un interés turístico fuera de dudas, tanto por el valor de sus monumentos de estilo románico, sus rincones vinculados a hechos históricos como por sus espacios naturales muy bien preservados.

Soria es pues una caja de sorpresas de la que nadie sale decepcionado. Los que buscan gastronomía tienen en los vinos de Ribera de Duero, la carne de caza y las setas una buena excusa. Los que gustan del arte románico disfrutaran de algunos de los mejores monumentos que hay en España. Los que aman la naturaleza, el norte de la provincia es una sucesión de espacios naturales preservados 

Imprescindible

    

· El románico soriano 

· Laguna Negra

· Calatañazor

· Cañón del Río Lobos

· Burgo de Osma

En una ruta como la de Soria, prácticamente virgen, con un paisaje que se ha mantenido casi inalterado durante años, hacerla con un híbrido enchufable como el MITSUBISHI OUTLANDER PHEV es una buena idea, y más si se trata de un todocamino. Consulta lo más importante de este SUV híbrido enchufable

Aquellos que indagan en la historia, verán los escenarios donde Numancia resistió heroicamente el asedio romano, los campos donde cayó derrotado Almanzor y los parajes por donde paseó su exilio Rodrigo Díaz de Vivar "El Cid Campeador". Y hasta los más pequeños tendrán su pequeña recompensa con la ruta de los dinosaurios.

Las cigüeñas han hecho del templo de El Royo su hogar
Las cigüeñas han hecho del templo de El Royo su hogar

Ágreda, la villa de las tres culturas

Durante el recorrido que presentamos a continuación recorreremos la mitad norte de la provincia de Soria, poniendo especial interés en su capital. Dejando atrás el Moncayo que hace de limite con las tierras aragonesas, empezaremos por Ágreda, en la N-122. La bautizada como "ciudad de las tres culturas" por la convivencia que durante mucho tiempo mantuvieron árabes, cristianos y judíos, conserva buena parte de la muralla que levantaron los musulmanes con sus puertas de acceso, la torre defensiva de La Muela reconvertida por los cristianos, el barrio judío de callejuelas estrechas y las iglesias cristianas las más representativas de las cuales -San Miguel y San Juan Bautista- conservan muchos restos del primitivo románico.

El vigilante castillo de Magaña camino de Tierras Altas
El vigilante castillo de Magaña camino de Tierras Altas

En Matalebreras dejamos la carretera nacional para tomar la SO-630 camino de las Tierras Altas de Soria. Al cabo de 15 km, vemos como al llegar a la altura de Magaña, el vetusto castillo aún otea el horizonte en busca de enemigos. Aún nos faltan 20 km más para llegar a San Pedro Manrique famosa, entre otras cosas, por el Paso del Fuego. Sucede la vigilia de san Juan, cuando hombres con los pies descalzos y cargando una persona atraviesan las brasas ardientes. Si su visita no coincide con estas fechas puede ir a ver el centro de interpretación donde recibirá información de esta y otras celebraciones.

En busca de los dinosaurios

Seguimos hacia Villar del Río y cuando nos acercamos a esta población veremos en lo alto una gran figura de un Saurópodo que nos vigila. Hasta allí podemos subir con el vehículo ya que poca gente se resiste a la tentación de hacerse una foto a los pies de este gran animal.

Impresionante saurópodo por encima de la población de Villar del Río
Impresionante saurópodo por encima de la población de Villar del Río

Pasado el Cidacos, junto al Aula Paleontológica con figuras de dinosaurio incluidas, tomaremos un camino rural asfaltado que nos permite llegar hasta Bretún en 3,5 km, con un par de yacimientos de icnitas, para proseguir luego hasta Santa Cruz de Yanguas (7 km) con otro yacimiento (www.rutadelasicnitas.com). En ambos casos, a la roca desnuda donde se pueden observar las huellas, acompaña el animal a tamaño real que las produjo.

El puerto de Oncala y el Valle de la Mantequilla

La SO-615 completamente remodelada, nos llevará en 20 km hasta el puerto de Oncala. Los 1.454 metros de altitud y un panel de información nos ilustrarán sobre lo que nuestra vista alcance a distinguir, mientras en verano, las vacas que pastan tranquilamente, ni se inmutan con nuestra presencia. Seis kilómetros de descenso por un paisaje eminentemente rural y nos desviaremos a la derecha hacia Arévalo de la Sierra, para, cuando llegamos a Almarza al cabo de 13 km, alcanzar la N-111 que desciende del puerto de Piqueras. Sólo disfrutaremos cuatro kilómetros de esta vía rápida ya que, al llegar a Tera, volvemos a desviarnos a la derecha por la SO-820. El templo románico de esta localidad nos da la bienvenida. Avanzamos por una carretera rectilínea entre un paisaje de campos de labor enmarcados por roble rebollo, mientras a lo lejos se dibuja la silueta de Sierra Cebollera tapizada de pinares. 

Valdeavellano de Tera en el conocido como Valle de la Mantequilla
Valdeavellano de Tera en el conocido como Valle de la Mantequilla

Estamos en el bautizado como Valle de la Mantequilla y en Valdeavellano de Tera podemos seguir una ruta donde se interpreta todo el proceso de fabricación de este derivado de la leche. En según que épocas del año las cigüeñas otean el horizonte desde lo alto de los campanarios y en este caso, la de El Royo no es una excepción. Varias parejas se disputan el espacio de esta villa de casas nobles.

La Laguna Negra

Seguimos por la SO-820 dirección a Vinuesa y antes de llegar a esta localidad bordearemos el embalse de la Cuerda del Pozo, un mar interior donde se pueden practicar actividades náuticas. Antes de entrar en Vinuesa, a la derecha seguiremos la indicación de la Laguna Negra de la que nos separan 18 km. Se trata de un paraje de espléndida belleza enclavado en medio de los Picos de Urbión. La estrecha carretera atraviesa un frondoso bosque de pino albar antes de llegar a la zona de aparcamiento. La acumulación de visitantes en determinadas épocas ha hecho que se deban regular los accesos. El último aparcamiento de pago ( 4 € vehículo) se encuentra a 1,7 km de la laguna, un paseo que si uno no quiere hacer a pie, hay un servicio continuo de microbuses (en esta zona hay servicio de bar y restaurante).

La Laguna Negra es un espacio natural de gran belleza
La Laguna Negra es un espacio natural de gran belleza

La Laguna Negra es de origen glaciar y en su vertiente norte está rodeada de paredes rocosas donde se han establecido diversas vías de escalada. Por el lado contrario una pasarela de madera hace de mirador con diversos paneles informativos. Un gran acierto para poder contemplar tan notable panorama.

De regreso a Vinuesa podemos hacerlo por una carretera distinta a la que hemos venido y así pasaremos por la Casa del Parque-Museo del Bosque, un espacio para conocer todo lo referente a este parque natural.

El valor de los pinos

Vinuesa es villa señorial con casas de noble pasado que se arremolinan alrededor de su monumental iglesia de traza gótica con notables retablos en su interior. Por sus calles y plazas empedradas, el 16 de agosto se celebra la fiesta de La Pinochada, donde las mujeres, vestidas con trajes regionales, enarbolando ramas de pino arremeten con todo el que se les pone por delante.

Vinuesa es una localidad que conserva el trazado medieval
Vinuesa es una localidad que conserva el trazado medieval

A tres kilómetros de Vinuesa llegamos a Molinos de Duero, una bonita población de casas señoriales junto al Duero. Ahora tomamos la CL-117 dirección Abejar y al poco cruzamos la cola del embalse Cuerda del Pozo que nos acompañará durante un trecho del recorrido. Zonas de playa, campings, un buen lugar para pasar la jornada. En Abejar cambiaremos de dirección tomando la N-234 hacia San Leonardo de Yagüe. Reses pastando en la dehesa e industrias de transformación y tratamiento de madera, no en vano estamos en una zona donde la explotación forestal es la industria más importante. En el camino se nos aparece la ermita de la Virgen Blanca, más que ermita por su monumentalidad parece una catedral. Fue levantada en 1789 gracias a la aportación de dos indianos y en su honor, el tercer sábado de julio se realiza una gran fiesta. Superamos el puerto de Mojón Prieto de 1234 m de altitud y en el descenso, pasamos por Navaleno primero y San Leonardo de Yagüe después. En lo alto nos aparecen los restos del castillo abaluartado que llegó a tener tres pisos, pero lo más interesante de San Leonardo se encuentra en el interior del templo parroquial con bellos retablos y un pequeño museo.

Por el Cañón del Río Lobos

La SO-920 nos llevará hacia El Burgo de Osma. Esta carretera bordea el margen izquierdo de este parque natural cuyo cañón podemos visualizar si nos acercamos al Mirador de la Galiana situado en el km 20. Desde allí, entre sabinas centenarias veremos el río Lobos en su discurrir encajonado entre paredes de roca caliza. La carretera desciende ahora vertiginosamente curva tras curva hasta alcanzar la entrada de este espacio natural. Un camino asfaltado nos conduce entre zonas de pic-nic hasta Fuente Valdecea, último lugar para estacionar el vehículo. 

Ermita de San Bartolomé, en la entrada del Cañón del Río Lobos
Ermita de San Bartolomé, en la entrada del Cañón del Río Lobos

Desde aquí, un kilómetro nos separa de la ermita y cueva de San Bartolomé. La primera, de factura románica, fue levantada en el siglo XIII y está rodeada de numerosas leyendas que la relacionan con los templarios. En la gran cueva vivió el hombre prehistórico que dejó algunos gravados que se confunden con los numerosos grafitis de nuestra Era. El lugar, de una belleza increíble resulta sumamente mágico. A partir de aquí, una senda que se adentra en el cañón siguiendo el río Lobos, en 8,2 km nos permite llegar hasta el Puente de los Siete Ojos, punto intermedio de un cañón que penetra en la provincia de Burgos.

Cuna de obispos

Volvemos a la SO-920 y enseguida nos topamos con la Casa del Parque, punto de información de este espacio natural con posibilidad de realizar actividades para los más pequeños. Siguiendo el río Ucero llegamos a la población del mismo nombre con los restos del castillo vigilante y diversos mesones para comer. Ya sólo nos separan 14 km de la señorial y universitaria villa de El Burgo de Osma. 

Catedral de Burgo de Osma, de estilo gótico
Catedral de Burgo de Osma, de estilo gótico

Su dilatada historia nos habla de cómo en el año 1101, llega a este lugar el que más tarde se conocería como san Pedro de Osma. Pero la belleza actual se encuentra en sus calles y plazas porticadas, además de la bien conservada arquitectura de palacetes y casas tradicionales. Mesones y tiendas de productos locales -sobretodo chacinería, setas y dulces- completan su oferta turística donde no puede faltar una visita a su fabulosa catedral gótica alrededor de la que fue creciendo la población.

Calatañazor, donde Almanzor perdió su tambor

La penúltima etapa de nuestro recorrido nos llevará hasta la capital de la provincia de la que por la N-122, nos separan 56 km. Antes pero, casi a mitad del trayecto, debemos desviarnos para visitar Calatañazor, pequeño núcleo declarado conjunto histórico artístico.

Calatañazor conserva la arquitectura tradicional
Calatañazor conserva la arquitectura tradicional

Según cuenta el saber popular "Calatañazor, donde Almanzor perdió su tambor" haciendo referencia a la gran batalla que, en el año 1002 tuvo lugar en las cercanías de esta localidad y en la que, el gran caudillo árabe cayó derrotado. Calatañazor es una pequeña población situada sobre un altozano, donde aún se mantiene la arquitectura tradicional aunque el turismo ha hecho mella en el lugar. Mientras subimos por la calle Mayor hasta los restos del castillo que a partir del siglo XIV defendió Calatañazor, las ofertas se multiplican. Mesones, posadas, quesos, morcilla, dulces, artesanía tradicional, todo tipo de carteles inundan las fachadas no siempre con el mejor acierto, mientras cerca de la Plaza Mayor un monumento rinde memoria a Almanzor.

Por tierras de Machado

Soria nos recibe con un importante patrimonio románico. Pero la ciudad también es lugar para el paseo urbano si callejeamos hasta la Plaza Mayor o verde si deambulamos por los numerosos parques. La poesía de Machado acompañará nuestros pasos siguiendo los que él dio con su amada Leonor. Desde el mirador del Mirón, la imagen recortada de ambos nos recuerda el lugar donde solían acudir con el Duero a sus pies. Precisamente junto al Duero se ha habilitado un recorrido para hacer a pie y por el Paseo de San Polo llegaremos a la ermita de San Saturio, patrón de la ciudad.

Mirador del Mirón, donde Machado solía acudir con su amada Leonor
Mirador del Mirón, donde Machado solía acudir con su amada Leonor

Ya de regreso, saldremos de Soria por la N-111 y a 7 km, junto a la población de Garray, los restos de Numancia nos recuerdan aquella ciudad celtíbera que decidió inmolarse antes de entregarse a los romanos. Tras una dura resistencia de veinte años y once meses de asedio final, los arévacos llegaron a ser considerados como héroes por la misma Roma. Además de la visita al yacimiento, en la ciudad de Soria hay el Museo Numantino con numerosos objetos y mucha información. Una buena manera de terminar nuestra ruta por tierras sorianas.

GUÍA PRÁCTICA 

Cómo llegar

Desde el norte, la mejor manera de acercarnos hasta Soria es por el puerto de Piqueras, si lo hacemos por el este es la N-122 que proviene de tierras zaragozanas y empalma con la autopista A-68 y si procedemos del oeste, la misma N-122 va a parar a la N-I convertida en la autovía Madrid-Burgos. El presente itinerario tiene unos 300 km y recorre la mitad norte de la provincia de Soria.

Románico en Soria

Iglesia de Santo Domingo en la capital soriana
Iglesia de Santo Domingo en la capital soriana

En la capital de la provincia son imprescindibles las iglesias de San Juan de Rabanera declarada monumento nacional, Santo Domingo con una portada que es la Biblia hecha piedra, el claustro de la concatedral de San Pedro y el de San Juan de Duero donde románico y mudéjar se dan la mano. Este último es probablemente el más espectacular por la mezcla de estilos.

Gastronomía

Las carnes de caza y sobretodo las setas, forman parte de la gastronomía soriana. Tomar un vino de Ribera de Duero acompañado de unos torreznos forman parte del aperitivo antes de comer.

Más información: www.sorianitelaimaginas.com