La gran belleza
Sensibilidad y armonía en la obra de Bernini

En Roma, en Villa Borghese podemos admirar la obra del gran creador del barroco: Gian Lorenzo Bernini

Sutileza, sensibilidad, expresión, belleza es lo que Gian Lorenzo Bernini nos ofrece en su obra. Este gran creador que nació el 1598 en Nápoles, imprime a su escultura una delicadeza como muy pocos han llegado a exprimir del bloque de mármol.

Y el mejor lugar para percibirlo es la Villa Borghese aislada entre bosques en una de las colinas de Roma. Aquí es donde se encuentran el Rapto de Prosperina, Apolo y Dafnae, David y Enea, Anquises y Ascanio, verdaderas piezas de arte frente a las cuales uno puede pasar largo tiempo. En el Rapto de Prosperina por ejemplo, hay que fijarse en la mano de Plutón, como sus dedos se hunden en el muslo de Prosperina (Perséfone en la mitología griega) para evitar que escape, mientras la mujer empuja la cabeza del raptor, Hades en la mitología griega, soberano de los infiernos. La estatua de David la esculpió Bernini cuando tenía sólo 22 años. La fuerza que imprime en sus brazos que sostienen la honda con la piedra a punto para derrotar al gigante Goliat y el gesto de la boca, son dignas de admiración. Apolo y Dafnae recrean la leyenda según la cual, tras el enfado de Cupido, mientras el hombre poseído de amor corría tras la belleza de la mujer, esta le rechazaba y se convertía en árbol. Las manos de Dafnae que transmutan en hojas de laurel y sus pies que echan raíces, son todo un poema.

Pero Bernini no fue sólo un gran escultor, también se dedicaba a la pintura y la arquitectura. Protegido por el Papado suya es la ejecución de la Plaza de San Pedro, así como el Baldaquino y la Cátedra de San Pedro en el interior de la colegiata. También la Fuente de los Cuatro Ríos en la Plaza Navona y el conjunto arquitectónico que significa el Éxtasis de Santa Teresa en la iglesia de Santa María de la Victoria, entre muchas otras obras. Este gran artista del barroco murió en Roma en 1680, a la edad de 81 años.

Plaza de San Pedro
Plaza de San Pedro
Baldaquino en la colegiata de San Pedro
Baldaquino en la colegiata de San Pedro
Fuente de los Cuatro Ríos en la Plaza Navona
Fuente de los Cuatro Ríos en la Plaza Navona
Éxtasis de Santa Teresa en la iglesia de Santa María de la Victoria
Éxtasis de Santa Teresa en la iglesia de Santa María de la Victoria

Información: www.galleriaborghese.beniculturali.it/it  

Roma https://viajesmagazine.com/viajes/2013/9/19/roma-la-ciudad-eterna

Texto e imágenes: Jordi Bastart