Asturias, valles mineros
Turismo industrial, espacios naturales protegidos y excelente gastronomía

Ruta por el centro de Asturias. Del valle del Nalón al mar.

El Principado de Asturias puede presumir de varias cosas. Una naturaleza impecable, un patrimonio arquitectónico con el prerrománico como signo de identidad, playas entre acantilados rocosos, una gastronomía excelente basada en productos de proximidad, alojamientos con encanto tanto de turismo rural como dentro de la asociación Casonas asturianas y desde hace algún tiempo, las antiguas instalaciones mineras reconvertidas en oferta turística.

Museo de la Minería (MUMI)
Museo de la Minería (MUMI)
Museo de la Siderurgia. Interior de la torre de refrigeración
Museo de la Siderurgia. Interior de la torre de refrigeración

La historia de la minería en Asturias se remonta a la época prehistórica (3.500 a.C), cuando las tribus astures se adentraron en las entrañas de la tierra en busca de cobre. Esta actividad se vio incrementada más tarde con la llegada de los romanos, como se puede observar con los enormes agujeros excavados en la roca en la sierra del Aramo, a unos 1.200 metros de altitud. A esta zona bautizada como minas de Texeo por los tejos que allí se encuentran, se llega desde el pueblo de Llamo en el municipio de Riosa, después de una hora de camino.

Desde el siglo XVI se fueron explotando minas en Asturias pero no es hasta la Ilustración, a mediados del siglo XVIII que se sientan las bases para desarrollar un proyecto industrial. En este aspecto, hay valles como el del Nalón y el Caudal que desde el siglo XIX se han identificado con la minería. Con la crisis del sector, los pozos mineros se han convertido en atractivos museos y las vagonetas en trenes turísticos. Es una nueva oferta enmarcada en el programa del Turismo industrial.

Imprescindibles

* Museo de la Minería (MUMI)

* Museo de la Siderurgia

* Ecomuseo de Samuño

* Pozo Sotón

* Parque natural de Redes, Reserva de la Biosfera

* Museo de la Mina de Arnao

* Museo de las Anclas

* Quesos asturianos

Minas prehistóricas de Texeo en la sierra del Aramo, a 1.200 metros de altitud. El acceso se realiza a pie por un empinado sendero.

Por la Asturias minera

Un recorrido por estos valles nos permitirá identificar un paisaje de castilletes y fábricas que ya no echan humos contaminantes. Antes al contrario, vivos colores ilustran las altas torres de refrigeración y a la mina se penetra con todas las garantías. Todo un mundo que se ha reconvertido en recurso turístico, sin olvidar una gastronomía peculiar donde conviven las fabes, el cordero a la estaca, los quesos y la sidra.

Empezaremos por concejo de Langreo, donde en Samuño se ha puesto en marcha un ecomuseo que incluye un paseo de unos dos kilómetros en tren minero que, desde la estación de El Cadaviu en Ciaño, nos transporta hasta el interior de la mina. Estamos en el pozo San Luís, a 32 metros de profundidad y un ascensor que reproduce la jaula que utilizaban los mineros nos eleva hasta la superficie. Nuestra visita discurre por la Casa de Máquinas donde conoceremos el porqué del "pedal del hombre muerto" mientras un castillete de 28 metros de altura preside las instalaciones exteriores.

Tren minero con el que se accede al interior de la mina
Tren minero con el que se accede al interior de la mina
Pozo de San Luis en Samuño, al que se accede con el tren minero
Pozo de San Luis en Samuño, al que se accede con el tren minero

Siderurgia y minería, conceptos turísticos

Cerca de Langreo, en La Felguera se encuentra el Museo de la Siderurgia. Los 45 metros de altura de la torre de refrigeración de la fábrica de Duro Felguera y su colorido diseño la hacen visible desde lejos. Su interior se ha transformado en un didáctico museo donde se puede comprender todo el proceso de transformación del mineral de hierro en acero. Seguimos por el valle del Nalón y en la localidad de El Entrego, en el concejo de San Martin del Rey Aurelio, se encuentra el Museo de la Minería. El MUMI fue el primer museo dedicado a la minería que se abrió en Asturias y es la instalación más emblemática, ya sea por el número de visitantes que recibe, por las instalaciones o por el discurso que ofrece. Veremos todo tipo de maquinaria ligada a las antiguas tecnologías mineras y a la máquina de vapor que tantos cambios introdujo en los procesos industriales. Otro de los espacios interesantes es el de las instalaciones médicas de la época, el que albergaba las lámparas donde se controlaba que todos los mineros habían vuelto a la superficie y la brigada de salvamento que actuaba en caso de rescate.

Mina imagen en el Museo de la Minería
Mina imagen en el Museo de la Minería
Objetos de la enfermería en el Museo de la Minería
Objetos de la enfermería en el Museo de la Minería

Minero por unas horas

Probablemente el espacio que más impresiona es la mina imagen a la que se desciende mediante una jaula simulada. Un recorrido a pie por la galería nos permite conocer los distintos tipos y formas de extracción de la veta de carbón y lo incómodo que podía ser este trabajo para algunos. Todo ello ambientado con luces y ruidos como si de una mina de verdad se tratara.

De todas maneras si queremos algo más auténtico podemos acercarnos hasta el Pozo Sotón. Allí, provistos de todo el equipo minero y después de algunas instrucciones por lo que respecta a la seguridad, descenderemos a una mina auténtica, a unos 500 metros bajo tierra. Se trata de un recorrido de unos 5 km con cuatro horas de duración para vivir en primera persona la experiencia de miles de trabajadores durante un siglo de explotación productiva. Hay un recorrido más corto -unas dos horas- pensado para los que no deseen emplear tanto tiempo.

Valles del Caudal y Turón

Desde la localidad de Sotrondio por la AS-337 pasaremos al valle del Caudal siguiendo el río Turón. Debemos dirigirnos hacia Pola de Lena para con la AS-112a acercarnos a Bustiello. La visita a esta población nos permitirá conocer la concepción de un poblado minero desde la perspectiva de un hombre - Claudio López Bru, hijo del primer Marqués de Comillas- de profunda convicción católica. Con un exacerbado paternalismo industrial, concibe la práctica empresarial como la vida de una familia bajo su dirección. Este modelo que mejora la calidad de vida del obrero, contribuye al aumento de la producción, aunque para ello hay que aplicar unas estrictas normas de convivencia. Una estatua con su busto y un minero rindiéndole pleitesía preside la entrada del poblado, junto a la iglesia. La visita guiada a este centro y a las instalaciones mineras del valle de Turón nos llevan a comprender como se trabajaba en instalaciones más pequeñas como la del Pozo Espinos. También, al final del recorrido con la visita a un antiguo polvorín donde se guardaban los barrenos, nos daremos cuenta de lo dura que fue la represión en este territorio después de la guerra civil. El Pozo Fortuna sirvió como tumba a unas 300 personas cuyos restos aún permanecen allí. Un monumento y varios paneles explicativos les rinden un sentido homenaje.

Poblado minero de Bustiello con el monumento al hijo del primer Marqués de Comillas
Poblado minero de Bustiello con el monumento al hijo del primer Marqués de Comillas

Redes, Reserva de la Biosfera

Valle de Riosa
Valle de Riosa

Pero no todo tiene que ser minería en nuestro recorrido. Si desde Pola de Laviana tomamos la AS-117 dirección al puerto de Tarna en la Cordillera Cantábrica, llegaremos al Parque Natural de Redes. Naturaleza en todo su esplendor declarada Reserva de la Biosfera, combina las zonas de pastizales con manchas de hayedos. Allí, entre montañas cuyas máximas alturas sobrepasan justo los 2.000 metros, viven el rebeco, el urogallo y ocasionalmente, lobo y oso pardo.

Camino del mar

Para terminar nuestro recorrido podemos acercarnos hasta el municipio de Castrillón, cerca de Avilés, para visitar el Museo de la Mina de Arnao. En 1833 se convierte en la primera mina submarina que se explota en España. Situada en la costa, después de la explotación a cielo abierto se siguió perforando la veta de carbón que se adentra un kilómetro en la plataforma marina hasta unos 200 metros de profundidad. En la visita no sólo conoceremos todo lo que supuso aquella explotación que cerró en 1915 debido a las filtraciones de agua de mar, sino que aprenderemos una verdadera lección de geología con fósiles de plantas de hace 400 millones de años encontrados en la plataforma de Arnao, cuando en Asturias reinaba un clima cálido y húmedo parecido a las zonas próximas al Ecuador. Sumamente interesante como lo es bajar hasta una de las galerías para realizar un corto recorrido que termina frente al mar.

Visita real a la mina de Arnao en el siglo XIX
Visita real a la mina de Arnao en el siglo XIX

Homenaje a Philippe Cousteau

Muy cerca de Arnao, en el vecino municipio de Salinas, aprovechando el promontorio rocoso conocido como La Peñona, se ha instalado el Museo de las Anclas, un espacio al aire libre donde se exponen anclas de distintos calibres que pertenecieron a buques que no están en servicio. Este lugar entre las rocas rinde homenaje a Philippe Cousteau cuyo busto emerge frente al mar. Todo ello se completa con una gran zona de paseo con sus miradores, diversas esculturas y media docena de velas construidas en acero que simbolizan el diálogo entre el viento y el oleaje.

Museo de las Anclas en el Municipio de Salinas. Paseos junto al acantilado entre anclas, cadenas y obras de arte contemporáneo. Enmedio el busto de Philippe Cousteau anclado en la roca.

                                                                Guía práctica

Cómo llegar. Una red de autopistas y autovías conecta Asturias con toda la península. Fuera de estas vías rápidas la geografía asturiana convierte las carreteras locales en itinerarios para conducir con prudencia mientras disfrutamos del verde paisaje.

Alojamiento. Asturias cuenta con una buena red de hoteles y casas de turismo rural de calidad. Casonas Asturianas es una asociación de hotelitos con encanto y pocas habitaciones situados habitualmente en el medio rural y ocupando en ocasiones edificios históricos. www.casonasasturianas.com

Gastronomía. En Asturias siempre se ha valorado su naturaleza, su patrimonio y como no, la gastronomía. Esta se basa en la calidad de una gama de productos tanto del mar como del interior. Siempre que se ha habla de la gastronomía tradicional asturiana la mente nos remite a la fabada, los quesos y la sidra, pero, como en muchos lugares, las recetas tradicionales han evolucionado hacia propuestas más creativas que, sin abandonar la esencia, indagan en la presentación y la combinación con otros productos. En el caso de las fabes por ejemplo, se sustituye el tradicional compango (chorizo, lacón, morcilla y panceta) por almejas o andariques (nécoras).

Más información

Turismo de Asturias. www.turismoasturias.es

Montaña Central. Engloba los concejos de Aller, Lena, Mieres, Morcín, Ribera de Arriba y Riosa. www.puertadeasturias.es

Mancomunidad del Valle del Nalón. www.valledelnalon.es

Ecomuseo de Samuño www.ecomuseominero.es

Museo de la Siderurgia www.museodelasiderurgia.com

Museo de la Minería www.mumi.es

Museo de la Mina de Arnao https://museominadearnao.es