Aude
Castillos, abadías, vinos y excelente gastronomía 

Páis cátaro, entre la tradición y el placer sensual

En el departamento del Aude, al sur de Carcasona se extiende un amplio territorio, donde entre los siglos X y XII una sociedad intentó una nueva forma de vida. Castillos y abadías son el testimonio de aquella experiencia en una tierra que acoge al visitante vestida con sus mejores galas; montañas y bosques de abetos y castaños dan paso a fecundas llanuras que producen caldos cuya reputación se remonta a tiempos históricos.

Los cátaros, una herejía convertida en producto turístico

Entre las abruptas montañas de las Corbières, el macizo de Alaric, el valle del Alto Aude y la comarca del Quercorb, una sociedad a principios del siglo X intentó cambiar las formas de vida con la vuelta al cristianismo primitivo. Conocidos como cátaros abdicaron de la pompa de la iglesia y ensalzaron un tipo de relaciones donde la solidaridad, el amor, la convivencia y la belleza fueran un pretexto para vivir. En esencia era la práctica del cristianismo más puro que tomaba como referencia el Nuevo Testamento. Los Hombres Buenos como se llamaban a ellos mismos, practicaban una religión dualista que se basaba en dos principios: del Bien por su espíritu, y del Mal por la carne, la materia. Eran vegetarianos aunque comían todo tipo de pescados, practicaban el bien y administraban el sacramento del Bautismo llamado consolament.

Imprescindibles

- Carcasona, La Cité

- La abadía de Lagrasse

- Los castillos de Arques y Puilarens, como mínimo

- Villerouge de Termenès con su centro de interpretación

- La blanquette de Limoux y el cassoulet de Castelnaudary

Este movimiento se extendió principalmente por Occitania, hasta que, al poner en peligro el poder de la iglesia de Roma. Al ser considerados herejes, serían masacrados sin piedad en una funesta alianza entre el papado y la realeza de Francia. Los que no fallecieron luchando murieron quemados en la hoguera. A finales del siglo XIII ya no quedaba ni rastro de aquella experiencia.

Con el tiempo, no sólo los castillos cátaros se transforman en un atractivo turístico sino que se potencia una marca: "Pays cathare", bajo la cual se desarrollan muchos productos como miel, mermeladas, quesos, turrones, paquetes turísticos, etc. Los castillos, antes cuna de juglares y trovadores, ahora esperan a los visitantes erguidos en lo alto de un espolón rocoso. Es así como un movimiento social masacrado termina en referente filosófico y turístico.

El Range Rover Sport es un todocamino de lujo con el que realizar un viaje muy cómodo. Las dimensiones, la tecnología, la conectividad, el confort y el espacio interior están a un nivel enorme y lo notan el conductor y todos los pasajeros. Se diferencia del Range Rover 'clásico' por el diseño, más deportivo, por las medidas (inferiores) y por el peso (45 kg menos). Incluso los responsables de Land rover aseguran que hasta el 75% de las piezas son diferentes. (Ver la prueba)

La ciudad antigua, La Cité, a punto estuvo de ser derruida por completo a principios del siglo XIX. Después de un amplio movimiento para salvaguardarla, se empezó su reconstrucción en 1844.

Una ciudad de película

Nuestra ruta empieza en la ciudad de Carcasona. Como si fuera un decorado de película se alza La Cité, la villa medieval que a punto estuvo de ser derruida en 1850. Después de su reconstrucción, un conjunto de doble muralla con sus torres esconde una red de callejuelas a las que se asoman restaurantes, tiendas de souvenirs y museos de todo tipo. Y es que la ciudad es un destino turístico importante en cuyo interior destaca la basílica gótica de Saint Nazaire. Sólo una puerta de entrada -la de Narbona- con puente levadizo, permite el acceso en coche a los que estén alojados en el interior de La Cité.

A partir de aquí proponemos una ruta circular en el sentido de las agujas del reloj, por lo que nuestro primer destino será llegar a Lagrasse por la D 3 después de recorrer 36 km. A un lado de la población se levanta la abadía de Lagrasse cuyo poder en el siglo XII se extendió hasta territorio catalano-aragonés. Tal era su área de influencia que llegó a convertirse en el monasterio más importante del sur de Francia. La población fue creciendo al otro lado del Orbieu hasta convertirse en un recinto fortificado. Actualmente esta población medieval consagrada al turismo, se ha convertido en un centro de artistas y creadores de los más diversos estilos.

Lagrasse, con el punte medieval y una imponente abadía
Lagrasse, con el punte medieval y una imponente abadía

El último cátaro

Seguimos hacia el sur y la D 23 y la D 613 nos situarán en 15 km hasta Villerouge-Termenès. En el centro del pueblo se alza el castillo como la guinda en medio del pastel. Fue un importante centro del poder eclesiástico y aquí murió en la hoguera en 1321 el último perfecto cátaro. Gillaume Bélibaste después de huir y sufrir múltiples peripecias durante su exilio, fue traicionado y entregado al obispado de Carcasona. En esta fortaleza, además de poder degustar un opíparo menú medieval, podemos conocer toda la historia ligada a este personaje junto con el poder de la iglesia en aquellos tiempos. Todo ello mediante programas interactivos en español.

Las fortalezas del sur

Vamos descendiendo por el desfiladero del río Torgan hasta alcanzar el tranquilo pueblo de Cucugnan. Un rehabilitado molino en lo alto nos lleva a visitar el obrador Les Maîtres de mon Moulin que produce unos dulces deliciosos con todo tipo de ingredientes. De cuidada arquitectura, albergues y restaurantes compiten por ofrecer lo mejor de la gastronomía local con el ingrediente de una curiosa historia atribuida al abad Marin, cura del pueblo a mitad del siglo XIX. Equidistantes 4 km de Cucugnan dos castillos ligados a la historia del catarismo: Queribus y Peyrepertuse. Ambos se levantan sobre un espolón rocoso y fueron fortalezas muy importantes que defendían la frontera de los condados del sur de Francia. La vista desde lo alto es espectacular y mientras al primero se llega después de un corto ascenso a pie, en el otro la zona de aparcamiento está junto al primer recinto amurallado.

Cucugnan, pueblo tranquilo con multitud de alicientes
Cucugnan, pueblo tranquilo con multitud de alicientes

La D 19 nos permite cruzar la Roque de la Pourcatière, para alcanzar la D 117 que siguiendo La Boulzane en unos 25 km nos llevará hasta Lapradelle. Desde esta población nos podemos acercar al castillo de Puilarens que se alza sobre un espolón rocoso a 697 m de altura. En 4 km llegaremos a la zona de aparcamiento y después de abonar la correspondiente entrada nos queda afrontar la subida por un sendero botánico que en quince minutos nos situará en las primeras almenas. Puilarens fue la fortaleza más meridional de Francia y protegía la entrada al valle de la Boulzane de las amenazas del reino de Aragón. Con una forma alargada que se adapta perfectamente a la roca, conserva todo el recinto amurallado y la torre donde pernoctó Blanca de Navarra que la leyenda ha convertido en la Dame Blanche.

Puilarens, Queribus i Puivert, tres castillos cátaros cada uno con unas características bien diferenciadas

Museos para todos los gustos

Estamos en el alto valle del Aude, río que da nombre al departamento. La D 117 se cuela junto al mencionado río por el espectacular desfiladero de la Pierre-Lys para llegar a Quillan. Desde esta localidad seguiremos hacia Puivert para visitar el castillo antes de acceder al pueblo. No fue fortaleza defensiva y la amplia sala de la Torre del Homenaje aún se pueden ver los capiteles que representan a músicos interpretando instrumentos antiguos. En el Museo del Quercorb situado en el pueblo, se pueden ver las reproducciones de estos instrumentos realizados a partir de maquetas sacadas de las figuras que adornan el castillo. Además, en las plantas baja y primera se reproduce la vida rural y algunos de los oficios tradicionales en una ambientación digna de los mejores centros expositivos.

Desde el mismo Puivert sale la D 121 que empalmando con la D 12 nos acerca a Espéraza en 17,5 km. Esta población reúne dos características que la distinguen de cualquier otra localidad de Francia. Ser uno de los lugares donde se han encontrado más restos de dinosaurios y haber sido el centro más importante en fabricación de sombreros. Las dos singularidades han dejado sendos museos en la antigua estación de tren. De los sombreros, de la docena de fábricas sólo queda el testimonio de todo el proceso y un punto de venta con ejemplares originales. Los dinosaurios en cambio ocupan una amplia superficie con fósiles de más de tres millones de años de antigüedad, esqueletos de grandes dinosaurios y una sala dedicada al Tyranosaurus Rex con animación incluida. Una delicia para grandes y pequeños.

Por la D 118 enseguida llegaremos a Couiza, población que tiene en el Chateau Ducs de la Joieuse uno de sus bienes más preciados. Levantado en el siglo XVI alojarse en él o tomar una copa en el amplio patio interior es revivir la historia. Fortaleza cuadrada protegida por cuatro torres en sus respectivos ángulos, la flor de lis adorna las paredes de sus salones y en el comedor combina perfectamente con las propuestas gastronómicas de su chef.

El Chateau Ducs des Joyeuses en Couiza convertido en un magnífico hotel y restaurante
El Chateau Ducs des Joyeuses en Couiza convertido en un magnífico hotel y restaurante

Leyendas y aguas termales

Ahora vale la pena acercarse hasta Rennes-le-Château, un lugar mágico por dos razones. Su situación en un promontorio proporciona unas magníficas vistas de los alrededores y la leyenda de los tesoros escondidos por el cura Bérenguer Saunière. Llegó a este apacible pueblo en 1885 y al poco tiempo afrontó grandes obras de adecuación en la derruida iglesia de Santa Magdalena y en su vivienda particular, hasta convertirla en la magnífica mansión que es Villa Béthania. A su muerte en 1917 empezó a correr la voz de que todo aquello lo había conseguido por un tesoro que podía pertenecer al periodo de ocupación visigótica. Periodistas y escritores se dedicaron a magnificar lo que era una creencia popular y a partir de aquí, aún hay quién cree que a través de la simbología que esconde la iglesia se puede llegar a descifrar el lugar donde permanece enterrado un fabuloso tesoro. Muchas gentes se acercan hasta Rennes-le-Château, unos por lo atractivo de la población, otros por creer que es un centro esotérico y por último, los que ven allí un destino espiritual y quién sabe si alguien, aún espera hacerse rico en este lugar.

Para proseguir la ruta tomar la carretera local que hay antes de Rennes-le-Château dirección a y en 6,7 km saldremos a la D 14 que por la izquierda nos llevará hasta Rennes-les-Bains villa termal atravesada por las aguas de La Blanque. Al salir a la D 613, a la derecha llegaremos al castillo de Arques, admirable construcción gótica del siglo XIII donde destaca el magnífico torreón cuyas tres salas superpuestas constituían una agradable vivienda para la época. Del centro del pueblo de Arques sale la D 54 que después de cruzar el Col de Valmigère (705 m) nos permitirá alcanzar la D 129. Por la izquierda llegaremos a Limoux después de pasar junto a la abadía de Saint Polycarpe.

Castillo de Arques, bella construcción gótica
Castillo de Arques, bella construcción gótica

El país de la blanquette

La vida en Limoux gira alrededor de la plaza de la República. Allí es donde se localizan la mayoría de bares con sus terrazas y el lugar donde arranca el Carnaval, uno de los eventos más importantes de la ciudad conocida además por la blanquette, el espumoso cuya fama ha cruzado fronteras. Pero Limoux es también una ciudad de museos: el dedicado al piano, el de los autómatas, el de la imprenta y el Petiet de pintura. El Aude que cruza la población, dibuja con el Pont Neuf una de las imágenes más elocuentes.

Una última etapa nos llevará a visitar la antigua abadía benedictina de Saint Hilaire. Fue recinto fortificado, prisión y en su bodega excavada en la roca los monjes descubrieron en 1531 el espumoso que bautizaron como blanquette. Un agradable claustro gótico confiere serenidad al conjunto monástico que guarda en la iglesia el tesoro más preciado. Se trata de un sarcófago de mármol dedicado a San Saturnino donde se percibe la mano del Maestro de Cabestany. Hay que visitar los aposentos del abad y buscar un par de escenas subidas de tono en el techo pintado en el siglo XV. Ahora sólo nos queda recorrer los 17 km que nos separan de Carcasona y así concluir la ruta.

Guía práctica

Cómo llegar

Hasta Carcasona se llega por la autopista A-61 conocida con el nombre Dos Mares porque enlaza el Atlántico con el Mediterráneo. La propuesta de circuito por el llamado País cátaro se realiza a través de numerosas carreteras locales y es de unos 180 km.

Gastronomía

Francia es país de buen comer y en este caso el Aude es un claro ejemplo. De la gastronomía tradicional destaca el cassoulet, un guiso muy completo que incluye judías blancas y diversas clases de carne. El hígado de oca o pato -foie- y los quesos son otros productos a tener en cuenta, así como los vinos. En nuestro recorrido veremos mucho paisaje de viñas cruzando dos D.O, Limoux y Corbières. Excelentes caldos, sobretodo tintos y la blanquette de Limoux, un espumoso que vale la pena probar.

Durante el recorrido, además de los excelentes restaurante de Carcasona, son muy recomendables el del Chateau Ducs de la Joieuse en Couiza y el del hotel Moderne et Pigeon en Limoux.

Eventos navideños

Los mercados navideños son típicos durante el mes de diciembre en las localidades más importantes. En Carcasona, del 6 de diciembre al 5 de enero, Magie de Noël y el 22 de diciembre, Foire au Gras.

Carnaval de Limoux

Es uno de los más famosos en esta región y en él intervienen distintos personajes -pierrot, goudils...- que acompañados de bandas de músicos se encargan de amenizar una fiesta que se prolonga todos los fines de semana desde finales de enero a principios de abril, además del propio martes de carnaval. El centro de esta celebración que termina con la "Noche de la Blanquette" es la plaza de la República.

Más información

Turismo del Aude. www.audetourisme.com

Carcasona. www.tourisme-carcassone.fr

Corbières Minervois. www.tourisme-corbieres-minervois.com

Limoux. www.limoux.fr

Lagrasse. www.lagrasse.com

Sitios del País cátaro. www.payscathare.org