Audi e-tron
                                                                                                                                                                                                                                           El primer eléctrico de produción de Audi, a la altura esperada

Estamos frente a un SUV con un interior con materiales de calidad, diseño adaptado a la electrificación, 408 CV y 415 kms de autonomía.

De inconfundible estilo deportivo Audi, por tamaño se sitúa entre el Q5 y el Q7, mide 4.901 mm, 1.629 mm de ancho y tiene una batalla de 1.629 mm, lo cual le da un gran espacio interior y un gran maletero. El diseño, aunque es "muy" Audi, tiene las particularidades de un eléctrico, las cualidades de un SUV y ofrece una gran experiencia de conducción. Puede llegar a cargar el 80% de la batería en 30 minutos.

POR TONI VELÁZQUEZ TEXTO, FOTOS AUDI ESPAÑA Y TONI VELÁZQUEZ, VÍDEO AUDI ESPAÑA - MAYO 2019

No ha sido fácil, porque una marca como Audi tenía que mantener sus principios en su primer coche eléctrico de fabricación en serie, pero ha valido la pena.

Empieza a ocurrir que donde no había competencia porque los eléctricos eran (y aún lo son) una parte muy pequeña del mercado, ya se puede hablar de competencia en este segmento premium: Jaguar i-Pace, Mercedes EQC y Tesla Model X. Es decir, que la marca de los aros lo tenía que hacer muy bien, y la verdad es que no defrauda. Vale lo que cuesta, 82.440 € como precio de lanzamiento.

Diseño "eléctrico"

El diseño es, por supuesto, Audi, pero como es normal, tiene sus 'particularidades eléctricas': la parrilla es diferente y tampoco vamos a encontrar tubos de escape. Y esa va a ser la línea de los próximos lanzamientos de los vehículos eléctricos de Audi.

La calandra está prácticamente cerrada porque no necesita tomar aire y tiene acabados en gris platino, y los faros LED incorporan cuatro pequeñas barras horizontales que le dan personalidad propia al e-tron.

Tampoco hay, como decíamos, tubos de escape porque un eléctrico no los necesita, y en su lugar destacan las barras del difusor.

Gran espacio interior y detalles interesantes

El espacio interior es grande, muy grande, para los 5 pasajeros. Audi lo califica, no sin razón, aunque parezca pretencioso, de 'elegante salón rodante, tan sofisticado como espacioso' y lleno de detalles. Y en concreto las plazas traseras destacan porque el suelo es completamente plano, a diferencia de los coches convencionales.

En cuanto al maletero, las baterías no suponen restricción porque tiene una capacidad mínima de 660 litros, más que suficiente para desplazamientos en los que vayamos cargados, y, si hace falta, puede remolcar hasta 1.800 kilos.

Y por si fuera poco, el techo panorámico de cristal le da al interior una sensación de mayor espacio.

El panel de instrumentos digital (en opción el Audi virtual cockpit plus con tercera pantalla de info del motor eléctrico) parece no tener fin y está orientado hacia el conductor, como también las dos grandes pantallas centrales, que reemplazan en buena parte a los mandos de control convencionales. El sistema de control por voz es avanzado y cuenta además con el sistema de asistente activo Alexa, de Amazon.

La comodidad es excelente en todos los asientos, que son de cuero perforado de serie y disponen de ventilación; en los acabados superiores se puede optar por asientos con masaje.

En cuanto al maletero, las baterías no suponen restricción porque tiene una capacidad mínima de 660 litros, más que suficiente para desplazamientos en los que vayamos cargados, y el coche puede remolcar hasta 1.800 kilos.

Otro elemento de confort es el cuidado de la calidad del aire, que se logra gracias a un ionizador y un liberador de fragancia, con aromas verano e invierno.

Y si el comprador elige el acabado S line, tendrá asientos deportivos tapizados en cuero.

Conduciendo

Lo ponemos en marcha, aunque como ocurre en todos los eléctricos, no vamos a escuchar el motor, todo es silencio por parte del coche. De hecho, son dos motores, que desarrollan una potencia combinada de 300 kW (408 CV) y 664 Nm de par máximo, disponibles de manera inmediata, lo cual le da una fuerza extraordinaria desde 0 y consigue hacer de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos, y eso que pesa casi 2.500 kilos.

En la presentación probamos el coche sobre todo por zonas de curvas continuadas, en algunos casos cerradas, y la experiencia no pudo ser más satisfactoria. No se notan las inercias que podrían esperarse de un SUV que pesa bastante. El coche es cómodo y el conductor goza de una excelente visibilidad.

El Audi e-tron cuenta con la nueva generación del sistema Quattro de tracción total, que se nota claramente en marcha porque gracias a que reparte el par entre los dos ejes consigue un agarre en situaciones y condiciones meteorológicas diferentes y el reparto de pesos se equilibra en una proporción casi 50:50.

Como es lógico, dispone del Audi drive select, con el que podemos elegir hasta siete perfiles según las características de la vía o la preferencia del conductor en cada momento, perfiles que con un ajuste concreto de la amortiguación van desde el modo suave hasta el más deportivo.

En la presentación probamos el coche sobre todo por zonas de curvas continuadas, en algunos casos cerradas, y la experiencia no pudo ser más satisfactoria. No se notan las inercias que podrían esperarse de un SUV que pesa bastante. El coche es cómodo y el conductor goza de una excelente visibilidad.

Carrocería, seguridad y asistencia a la conducción

Como en la mayoría de los Audi, la carrocería es híbrida, construida con acero (60%) de dos tipos y aluminio (40%), material del que están hechas las piezas más grandes como el capó o las puertas, lo cual le da una rigidez que contribuye a la seguridad del coche; en concreto, la rigidez torsional (que incide directamente en la conducción y la seguridad) del e-tron es, según Audi, un 45% superior a la mayoría de los SUV..

Es importante que la batería, que pesa 700 kilos en su conjunto, esté completamente protegida; para ello Audi incluye una carcasa de aluminio fundido y una placa de 3,5 milímetros de grosor.

No es sorpresa que este coche incorpore ACC (asistente de crucero adaptativo), que mantiene la distancia con el coche precedente, pero en este caso también con los que circulan lateralmente, incluso cuando encontramos carriles estrechos. Pero este sistema es avanzado y acelera predictivamente basándose en su evaluación de sensores y datos de navegación, así como en las señales de tráfico y en la información Car-to-X. Además, tiene en cuenta a los usuarios de la vía y reduce la velocidad antes de las curvas o al llegar a las rotondas.

Otros asistentes a la conducción se eligen por paquetes opcionales. Por ejemplo, en el paquete City assist encontramos: asistente de cruces, asistente de tráfico cruzado, el aviso de cambio de carril, Audi pre sense 360 grados o el Audi pre sense rear y Audi pre sense side, que detecta riesgos de colisión e inicia medidas específicas de protección.

Hay que destacar que el Audi e-tron (recordemos que es un vehículo eléctrico) obtiene unos datos excelentes en el test EuroNCAP: 5*, 97% de efectividad para los ocupantes adultos, 85% para los niños, 71% para peatones y un nivel de asistente de seguridad del 76%.

Autonomía y recarga

Los nuevos coches eléctricos empiezan a contar con una autonomía cada vez más prolongada; en el caso del Audi e-tron es de 415 kms, pero hay que tener en cuenta que es un dato medido con el nuevo ciclo WLTP, mucho más exigente que el anterior NEDC.

Pero el comprador puede optar también por el sistema de carga connect, que duplica la capacidad a 22 kW, pero entonces deberemos tener un segundo cargador.

La batería, de ion-litio y una capacidad de 95 kWh, se podrá llegar a recargar hasta en un 80% en menos de 30 minutos. Pero los expertos creen que donde será más habitual la recarga es en el domicilio, para lo que necesitará que la conectemos por la noche y por la mañana, al ir a recoger el coche, la tendremos completada para el máximo de autonomía; hay que decir que puede utilizarse de diferentes maneras: de serie el coche viene con una capacidad de carga de 2,3 kW cuando se conecta a un enchufe normal de 230 voltios; con 7,2 kW si se conecta a un enchufe monofásico de 220 voltios, o bien con 11 kW si se conecta a un enchufe trifásico de 400 voltios. En este último caso, la batería se recarga enteramente en unas ocho horas y media.

Pero el comprador puede optar también por el sistema de carga connect, que duplica la capacidad a 22 kW, pero entonces deberemos tener un segundo cargador.

Recuperación de la energía

En cuanto a la recuperación de energía que puede llegar a conseguir el e-tron, su nuevo sistema proporciona hasta un 30% de la autonomía total. Y lo hace de dos formas, al levantar el pie del acelerador o al pisar el freno, con lo que los motores eléctricos se convierten en generadores de energía.

Conectividad, información de recarga y aportaciones vía online

En cuanto a la conectividad, no hay sorpresas por el nivel del vehículo. El coche equipa de serie un sistema de control y pantallas totalmente digital

Ofrece, por ejemplo, Navegación Plus y punto de acceso Wi-Fi. Permite realizar sugerencias de destino inteligentes y con el planificador de rutas muestra (muy importante en un coche eléctrico) los puntos de recarga del recorrido, además, lógicamente, de las conexiones de nuestro smartphone.

Pero en este tema de conectividad, es el primer Audi que permite al cliente añadir algunas funciones con posterioridad a la compra del coche, como por ejemplo activar (temporalmente también) los faros Matrix LED con control inteligente de la luz de carretera o funciones de infotainment como la radio digital o el Audi Smartphone Interface.

El head-up display, que hay que decir es de alta calidad, pero es opcional, complementa al resto de pantallas y permite estar más atento a la carretera que a las propias pantallas.

Cámaras en vez de retrovisores !!!

Por primera vez en un coche de serie

Hace ya tiempo que aparecieron informaciones que en aquellos momentos nos parecía futuristas, en las que los retrovisores de los coches se sustituían por cámaras. Pero ya no es ciencia ficción; lo hemos podido probar en este Audi e-tron (Audi Virtual Mirrors, opcional), el primero de los coches en producción que adopta este elemento.

¿Qué ventajas tienen los retrovisores virtuales? La primera que se consigue bajar el Coeficiente Aerodinámico (Cd), concretamente en este caso hasta el 0,27; eso es importante para circular, pero lo es también para aumentar la autonomía hasta en 35 kilómetros.

No es fácil acostumbrarse para el conductor, porque las novedades, y más en casos de este tipo, siempre son complejas de asumir. Primero porque tenemos que ajustarlo presionando la pantalla para mover el encuadre y, después, y sobre todo, porque si no has llevado antes un coche con cámaras y no con retros, supone un cambio de mentalidad importante.

Nuestra experiencia fue que si bien al "retrovisor/cámara" de la derecha nos acostumbramos enseguida, al del conductor resulta un poco más complicado porque hay que bajar la vista y da un poco de miedo, por qué no decirlo, pero como todo es cuestión de acostumbrarse.